Su emisión en el programa Red Table Talk no suele pasar desapercibido, pues Jada Pickett Smith siempre tiene algo que revelar de su pasado.

Durante su última aparición en Facebook, la esposa de Will Smith se sinceró y contó todo sobre sus adicciones en la adolescencia.

Acompañada de su madre, Adrienne Banfield-Joes, y su hija, Willow Smith, Jada confesó quo mucho que ella había sufrido a causa de esta adicción que hasta el sol de hoy se considera «un milagro andante».

«Para mí, beber vino tinto era como beberme un vaso de agua. Me acostumbré a lo fuerte. Bebí mucho alcohol en el instituto, y cuando salí de él, pasé a mezclarlo todo. Así que éxtasis, alcohol, marihuana. Déjame decirte que me lo estaba pasando bastante bien», relató.

También puede leer: La posible colaboración entre Camilo y Shawn Mendes que tiene en vilo a sus fanáticos

Cabe destacar que estas adicciones no son nueva en su familia, su madre ha vivido en carne propia una época de adicciones. Además, su padre murió a causa de una sobredosis en 2010.

Por otro lado, la propia Jada confesó, en otra emisión, que sufrió «una especie de adicción» a la masturbación. Sin dejar de mencionar que también fue adicta a la pornografía.

«Mezclaba esas tres cosas juntas, ese era mi cóctel. Tu umbral se vuelve tan alto que lo que tienes que tomar para llegar hasta donde quieres llegar… a mí me costaba dos botellas. Y era como: ‘Vale, si tomo éxtasis, marihuana y alcohol a la vez, voy a lograr llegar antes y a mantenerme colocada», finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *