Con tan solo 23 años enamoró al público hasta convertirse en una de las favoritas de Hollywood, pero esto no quiere decir que la vida de Julia Roberts sea color de rosa.

Una mujer que logra obtener tantos éxitos en táquilla, ser nominada  a los premios Óscar y obtenerlo, se puede decir fácilmente que lo tiene todo.

Julia Roberts es la tercera hija de una familia del sur de Estados Unidos. Creció en Atlanta y sus condiciones de vida fueron humildes.

A sus nueve años sufrió la muerte de su padre, quien falleció de cáncer de faringe y le dejó un profundo dolor.

Al pasar los años Julia se mudó a Nueva York, en 1985, y estudió periodismo, hizo su debut en «Blood Red», actuando por primera y única vez junto a su hermano Eric, quien le pidió al director que le diera el papel.

En los 90′ no dejó de trabajar y cada película era un éxito seguro; pero como dije en un principio, no todo es color de rosa.

También puede leer: La amenaza de Britney Spears que pone en riesgo su carrera

En el año 2014 su media hermana, Nancy Motes, se suicidó y dejó una carta en la que la culpaba por la decisión que había tomado.

Motes fue hallada ahogada en la bañera de su apartamento ubicado en Los Ángeles.

Minutos antes de quitarse la vida, escribió una carta de cinco páginas para Roberts. En esta aseguró que no esperaba nada de ella, excepto que cargue sobre su conciencia la mala influencia que había ejercido sobre ella.

Su madre falleció de cáncer apenas un año después, en febrero de 2015

Con su hermano Eric, quien era más famoso que ella en los 80, duró muchos años sin hablarse.

En el amor, un escándalo envolvió a la celebridad cuando el 14 de junio de 1991 se iba a realizar la boda del año.

Julia estaba por casarse con, Kiefer Sutherland, y cuando faltaban 72 horas para la ceremonia esta canceló todo y se fugó a Irlanda con su mejor amigo, el también actor Jason Patric.

Foto: Getty Images /Jason Patric yJulia Roberts ace

A pesar de ser una de las actricez más solicitadas en Hollywood se ganó la antipatía de algunos colegas. Estos hablaron en varias ocasiones mal de ella.

Entre tantos, Nick Nolte, quien aseguró sufrirla en el rodaje de «Me gustan los líos» (1994) y no dudó en definirla como «una mala persona»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *