La cantante de trap argentina María Becerra publicó hace poco un video en el que les habla a sus más de 6 millones de seguidores sobre algunos «supuestos» usos de la industria lechera.

Dice, entre otras cosas, que «la vaca lechera no existe», que los seres humanos «no necesitamos más leche que la de nuestra madre» y que «la vaca da leche solo cuando está embarazada».

Después afirmó que ella es vegana y que gasta mucho menos dinero en alimentos que cuando no lo era. Además, agregó que en los cambios se maltrata a los animales porque se insemina a las vacas y luego se les saca a los terneros para enviarlos directamente al matadero.

«Las vacas lecheras son un objeto de consumo desde que nacen. Las embarazan para sacarles el ternero, les conectan unas máquinas y las ordeñan día y noche. Aparte de que está en un espacio en el que apenas entra su cuerpo y viven paradas», aseguró la cantante.

Al mismo tiempo, mencionó que en las fábricas «está permitido cierto porcentaje de pus y de sangre en la leche».

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LA PELIGROSA SECTA DEL HOMBRE QUE DICE SER JESUCRISTO Y SU ESPOSA ES MARÍA MAGDALENA

Como era de esperarse, la respuesta del sector productivo llegó por parte de los jóvenes del ateneo de la Sociedad rural Argentina (SRA). Quienes publicaron un hilo en Twitter aclarando punto por punto las afirmaciones de Becerra.

«Cuando las redes sociales están al servicio de la ignorancia, es fácil esparcir mitos falsos y que los repitan millones. ‼️ Te contamos por qué María Becerra nos miente», escribieron.

Según los jóvenes, «la enorme mayoría de las vacas lecheras en nuestro país se crían a campo». El ordeñe solo les roba entre 5 y 10 minutos de su día cada 12 horas. María, las vacas no viven encerradas ni en un espacio donde no entran paradas», aseguraron.

«¿Se inseminan? Si! Es lo que permite mantenernos a la vanguardia, facilitando la constante mejora genética. La cual junto con el bienestar animal, aumenta la productividad y brinda un alimento MUY completo a una población creciente (y en Argentina, altamente desnutrida)», apuntaron.

«¡¿Matar al ternero?! NO. Es más, el ternero, durante toda su crianza, sigue consumiendo leche. La madre produce en promedio 20 litros, pero el ternero solo puede consumir hasta 7. Mentira 1000: No se lo lleva directo al frigorífico».

Respecto a la presencia de pus y sangre en la leche, desde la SRA indicaron que es «enormemente falso» ya que «es rechazada si tiene un porcentaje de células somáticas alto. Además, luego del ordeñe la leche se pasteuriza para garantizar un estándar más alto de calidad y salubridad».

Para finalizar, los jóvenes representantes del sector aseguraron que en el afán de querer ver al productor de alimentos como el enemigo, es importante contar que lo que más le importa es el bienestar animal. «Tener un animal estresado a la larga es menor producción. Sería antiético. No somos salvajes, somos productores», dijeron, y añadieron.

«La desinformación es peligrosa: todos estos mitos terminan siendo perjudiciales para la salud. La leche es fundamental para el crecimiento y desarrollo de las personas (y en especial de los chicos): aporta variedad de nutrientes, reduce riesgo de osteoporosis y desnutrición».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *