El Zar de la belleza, Osmel Sousa, mostró su lado más vulnerable al compartir detalles de su vida personal y su niñez en Cuba.

«Yo no quería viajar a Venezuela», declaró ante el programa Huellas Ocultas de Shirley Varnagy. 

El empresario y dibujante resaltó la experiencia de abandonar su país como algo «muy traumático».

«Me imagino que los motivos que yo saliera de Cuba eran una mezcla de cosas… Mis padres pensaron que si viajaba con unos tíos que tenían una empresa en Venezuela podría trabajar allí».

Con tan solo 14 años, Osmel se despidió de su familia y su hogar para embarcarse en el viaje que transformaría su vida.

«A medida que ese carro salió conmigo de mi casa hacia La Habana, mientras pasaba por el pueblo yo iba llorando, pero nadie decía nada ni me consolaba». 

LA CUBA DE OSMEL SOUSA

Cuando fue cuestionado sobre la situación de su país, Osmel confesó que recuerda poco de su infancia en Rodas.

«Yo no conocía La Habana y llegó a buscarme un tío. Salí en el año 59 todavía no había ningún motivo político… Cuba era distinta«, confesó.

A pesar de que solo estuvo una semana en la capital, el Zar la evoca como «una ciudad opulenta, bellísima, con una vida increíble. La semana que pasé allí fue muy agradable».

Sin embargo, esta situación dio un giro inesperado 40 años después, cuando decidió volver a su pueblo para reencontrarse con su familia.

«Volví a ver a mi mamá después que fui a Cuba. Fue un encuentro como muy frío. Normal, yo no sentí nada porque físicamente la gente había cambiado», sentenció.

Sousa concluyó que la impresión perduró por muchos años ya que nunca recobró el vínculo con sus parientes: «Todo era distinto… Ya después fue una relación que yo quise poner un poquito de ‘bueno, aquí estoy’, pero no sentí que hubo esa cosa que uno ve en películas o series». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *