De acuerdo con denuncias del canal y de la ONG Fundaredes, los comunicadores Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández, al servicio de NTN24, se encuentran retenidos de manera ilegal desde la tarde de este miércoles, por la Guardia Nacional Venezolana

En la noche de este miércoles, Idania Chirinos, directora de contenidos del canal internacional NTN24, parte del conglomerado de medios de la Organización Ardila Lulle, denunció que los periodistas Luis Gonzalo Pérez y Rafael Hernández habían sido retenidos de manera ilegal por la Guardia Nacional Venezolana en el estado fronterizo Apure, mientras cubrían los combates entre las fuerzas militares de ese país y disidentes de las FARC.

De acuerdo con una publicación del canal NTN 24 en redes sociales, a las 4 de la tarde de este miércoles las autoridades del régimen venezolano habían anunciado que los dejarían en libertad y les regresarían sus equipos de grabación, “pero desde ese momento perdimos comunicación con ellos “.

De acuerdo con el canal, los comunicadores “cubrían el conflicto en Apure” cuando “fueron retenidos”, junto a los activistas de Fundaredes, por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Durante las últimas horas, medios, periodistas y gremios han denunciado el hecho y pedido la liberación inmediata de los comunicadores. El director de Fundaredes, Javier Tarazona, expresó en Twitter su preocupación por los dos periodistas así como por los activistas de su organización, que identificó como Juan Carlos Salazar y Diógenes Tirado.

Según explicó Tarazona, en entrevista con RCN Radio en Colombia, los retenidos se encontraban en la población de La Victoria, en el estado Apure, donde se desarrollan fuertes enfrentamientos.

El activista también informó que, tras su detención, los detenidos “se comunicaron” e “informaron que, luego de ser revisado el material audiovisual guardado en sus teléfonos móviles, les serían devueltos y podrían continuar con sus labores de documentación y comunicación”.

El último contacto fue al final del día cuando ellos manifestaron que habían sido retenidos para verificar el contenido de sus teléfonos (…) y luego perdimos toda comunicación con ellos, sobre las 6:30 de la tarde, estuvimos esperando porque es una zona que está en conflicto, en guerra literalmente, y dónde también falla la energía eléctrica de forma constante. Sin embargo luego nos pudimos percatar que estábamos frente a una desaparición forzada de cuatro personas”, dijo Tarazona al medio radial.

El activista aseguró que el Ejército venezolano es el único responsable de la integridad de los retenidos. “Quiero dejar claro a través de este espacio radial que cualquier cosa que le pueda ocurrir a estos cuatro ciudadanos sólo será responsabilidad de las autoridades del Estado Venezolano quienes tendrán que asumir las consecuencias de cualquier situación que le ocurra a estas personas”, enfatizó.

La ONG le pidió a organismos internacionales como la Cruz Roja y la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU que constaten la situación en que se encuentran los retenidos y busquen mecanismos para su liberación, en caso de que aún sigan retenidos por el Ejército Venezolano.

Los combates entre militares y los disidentes de las FARC comenzaron el pasado 21 de marzo y en ellos habrían muerto, al menos, dos soldados del vecino país, según un comunicado oficial de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas.

“Enfrentamientos con grupos irregulares armados colombianos en el sector La Coromoto, parroquia Rafael Urdaneta del municipio José Antonio Páez, estado Apure” (suroeste del país), dejaron como resultado “el lamentable fallecimiento” de un mayor y un teniente, además de “varios heridos”, aseguró el organismo en un comunicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *