La declaración corresponde a Roger Carstens, enviado especial de la presidencia para asuntos con rehenes. Fueron detenidos en noviembre de 2017 tras ser llamados a reuniones en Caracas. Si bien se les había garantizado la prisión domiciliaria en diciembre de 2019, volvieron a ser llevados a una prisión de la dictadura en febrero

El gobierno de los Estados Unidos advirtió este miércoles que los seis directivos de Citgo -filial en el país norteamericano de la petrolera estatal venezolana PDVSA- que permanecen secuestrados por el régimen de Nicolás Maduro presentan síntomas similares al Covid-19 y “corren un peligro mortal”.

La declaración corresponde a Roger Carstens, enviado especial de la presidencia para asuntos con rehenes, quien se expresó al respecto en su cuenta de Twitter: “Gustavo Cardenas, José Angel Pereira, Jorge Toledo, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, y José Luis Zambrano están ahora en peligro mortal. Varios de ellos muestran síntomas similares al Covid-19 y varias otras dolencias severas”, expresó.Parte del mensaje de Roger Carstens en su cuenta de Twitter

Parte del mensaje de Roger Carstens en su cuenta de Twitter

Y agregó: “Dos años y medio sin un juicio ni evidencia presentada contra ellos. Llamamos a su liberación inmediata y acceso urgente a atención la atención médica que necesita”. Además, precisó que se encuentran detenidos en el Helicoide, la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), la prisión más cruel del chavismo.

Parte del mensaje de Roger Carstens en su cuenta de Twitter.

Parte del mensaje de Roger Carstens en su cuenta de Twitter.

Los seis ejecutivos -cinco de ellos con la doble nacionalidad venezolana y estadounidense- fueron detenidos en noviembre de 2017, tras ser llamados a reuniones en Caracas.

Si bien se les había garantizado la prisión domiciliaria en diciembre de 2019, volvieron a ser llevados a una prisión de la dictadura en febrero. Los empresarios son acusados de peculado doloso, lavado de dinero y asociación para delinquir, entre otros delitos.

Entonces, Michael Kozak, principal diplomático estadounidense para América Latina, dijo que pese a que el traslado implicaba una mejora de sus condiciones, la “injusta detención” debía terminar.

La vuelta a la cárcel de los ex directivos se produjo el mismo día que el presidente estadounidense, Donald Trump, recibió en la Casa Blanca al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, a quien un día antes había invitado a su discurso sobre el Estado de la Unión en el Congreso.

Luego de desconocer la legitimidad de Maduro como presidente de Venezuela por las fraudulentas elecciones de 2018, Washington otorgó a Guaidó -reconocido como presidente encargado por medio centenar de países- el control de Citgo.

No obstante, a finales de mayo un juez federal de Estados Unidos aprobó que prosiga la venta de las refinerías de la empresas en territorio estadounidense y autorizó a una minera canadiense cobrarse 1.400 millones de dólares que perdió por la estatización efectuada por Hugo Chávez.

El juez Leonard P. Stark, de la Corte Federal de Distrito, en Delaware, emitió su orden después de que la Corte Suprema de Estados Unidos le ratificara el lunes un fallo previo en el que había autorizado la liquidación de CITGO.

Antes de proceder a la venta de CITGO, la quebrada minera canadiense Crystallex debe conseguir un permiso del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, que había blindado temporalmente a la oposición venezolana para que no perdiera CITGO.Foto de archivo- Una refinería de Citgo Petroleum en Corpus Christi en Texas, Estados Unidos, Enero 25, 2019. Foto tomada el 25 de enero de 2019.  REUTERS/Erwin Seba

Foto de archivo- Una refinería de Citgo Petroleum en Corpus Christi en Texas, Estados Unidos, Enero 25, 2019. Foto tomada el 25 de enero de 2019. REUTERS/Erwin Seba

De hecho, el embajador del gobierno interino de Venezuela en EEUU, Carlos Vecchio, advirtió luego de que la noticia tomara estado público que “nadie puede embargar a CITGO sin una autorización de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros”.

Vecchio agregó que “existe una protección de nuestros activos a través de una Orden Ejecutiva de la Administración de los Estados Unidos” E indicó: “La decisión del juez de Delaware implica reanudar el juicio de Crystalex, quien trata de cobrar una deuda generada por una expropiación ejecutada por Chávez. Nosotros ejerceremos los recursos legales necesarios”.

Venezuela ha sido propietaria de CITGO desde la década de 1980 como parte de PDVSA. Tiene tres refinerías, en Luisiana, Texas e Illinois, además de una red de oleoductos que cruzan 23 estados. Suministra entre 5% y 10% de la gasolina que se consume en Estados Unidos.

En tanto, un comunicado del gobeierno interino remarcó que “preveía este paso legal” y aseguró que “es un resultado directo de la desastrosa política” del chavismo. “El gobierno legítimo continuará luchando por la protección de los activos de nuestro país”, señalaron. “Es nuestro compromiso mantener esta defensa en nombre de todos los venezolanos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *