El embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, volvió a manifestar su apoyo a la negociación abierta entre el régimen venezolano y la oposición; y aseguró que Washington está estudiando ya cómo “hacer cambios en las sanciones” impuestas contra el régimen de Nicolás Maduro.

“Apoyamos a las fuerzas democráticas de Venezuela, a los venezolanos, en este proceso de diálogo. Los logros que van llegando vamos a evaluarlos y vamos pensando cómo hacer cambios en las sanciones”, indicó. Sin embargo, aclaró: “Levantar las sanciones sin tener compromisos fundamentales sería un error”.

“Estamos dispuestos a evaluar las sanciones siempre y cuando haya cambios irreversibles en la restauración de la democracia en Venezuela”, agregó durante la emisión del programa “Aló embajador”.

Así, Story respaldó una vez más la decisión del líder opositor venezolano de abrir un diálogo con Maduro e incluso apoyó una posible iniciativa de referéndum revocatorio contra el mandatario porque considera que no es legítimo el gobierno de Maduro. “Apoyamos ese proceso y vamos a ver si se logra algo que realmente sirva a los intereses de los venezolanos”, apuntó.

Por otra parte, el ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Jorge Arreaza, defendió las condiciones planteadas para el diálogo con la oposición: “Las demandas que ha hecho el presidente Nicolás Maduro para dialogar con la oposición son lógicas: respeto al Derecho Internacional y la Constitución venezolana; son ilegales las sanciones, el desconocimiento de los poderes y el bloqueo de recursos del Estado”.

Esta semana, Guaidó instó a las estructuras políticas que lidera a salir a la calle “al encuentro de la gente” a presentar el llamado Acuerdo de Salvación Nacional, que contempla negociar con el régimen para buscar una salida a la crisis del país.

El líder opositor venezolano Juan Guaidó. EFE/RAYNER PEÑA R
El líder opositor venezolano Juan Guaidó. EFE/RAYNER PEÑA R

Vamos a la calle a presentar el acuerdo y salvar a Venezuela juntos. Vayamos al encuentro de la gente y convoquemos el Acuerdo de Salvación Nacional. No podemos dejar a nadie atrás, tenemos que llegar todos juntos”, dijo Guaidó durante una reunión con miembros de la oposición.

En el encuentro, insistió en que es “fundamental y elemental” lograr la “mayor y mejor unión posible” para avanzar en el objetivo de conseguir el cambio político “que urge en el país para poner fin a la crisis que se agudiza cada vez más”.

El ex presidente del Parlamento, que señaló que en el Acuerdo de Salvación Nacional “caben todos”, recordó que el mismo debe concluir con un cronograma de elecciones “libres y justas que incluya presidenciales, parlamentarias, regionales y municipales con observación y respaldo internacional”.

Además, debe incluir la entrada masiva de ayuda humanitaria y vacunas contra el COVID-19, garantías para todos los actores de las fuerzas democráticas y el chavismo, “con mecanismos para la reinstitucionalización de Venezuela y la liberación de todos los presos políticos”.

También debe permitir, según Guaidó, el regreso de los exiliados y justicia transicional, y a cambio ofreció “incentivos al régimen” que incluyen “el levantamiento progresivo de sanciones condicionado al cumplimiento de los objetivos fundamentales del acuerdo”, algo que no depende del opositor, sino de los países que las impusieron.

El ex legislador manifestó que “no es cierto que haya una dictadura fuerte”, en referencia al régimen venezolano, en el que -señaló- (Nicolás) “Maduro no controla nada”, pese a que es quien tiene en su haber el control total de todas las instituciones.

El chavismo se fortaleció más desde el pasado enero, cuando recuperó el Parlamento, tras cinco años en manos de la oposición, luego de unas elecciones consideradas fraudulentas por gran parte de la comunidad internacional.