El secretario de Vigilancia y Salud del ministerio, Wanderson de Oliveira, presentó su dimisión a través de una carta en la que afirmó que “la gestión de Mandetta acabó”. El mismo titular de la cartera dijo a sus colaboradores que cree que su despido tendrá lugar en breve


El destino del ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta, en el gabinete de Jair Bolsonaro pende de un hilo tras la renuncia este miércoles de uno de sus más cercanos colaboradores en medio de duros enfrentamientos entre su cartera y el Presidente por el manejo de la crisis del nuevo coronavirus.

El secretario de Vigilancia y Salud del ministerio, Wanderson de Oliveira, renunció la mañana de este miércoles”, informó la cartera en un breve mensaje enviado a periodistas.

Poco antes del anuncio, el diario Folha de San Pablo filtró una carta de De Oliveira, pieza clave en la estrategia para combatir el Covid-19, en la cual se despedía de sus colaboradores y anunciaba la salida inminente del mismo Mandetta.

Finalmente llegó el momento de la despedida. Ayer tuve una reunión con el ministro y su salida está programada para los próximos horas o días”, escribió. “La gestión de Mandetta acabó y necesito prepararme para salir juntos” del ministerio, agregó.

Jair Bolsonaro junto a Mandetta (REUTERS/Ueslei Marcelino)
Jair Bolsonaro junto a Mandetta (REUTERS/Ueslei Marcelino)

La prensa brasileña reportó que la carta fue enviada luego de que Mandetta, un ortopedista de 55 años, informara a su equipo que sería destituido esta semana, posibilidad que sobrevuela desde hace varios días en medio de ásperos choques con Bolsonaro.

La renuncia de De Oliveira es la primera señal concreta de la muy probable salida de Mandetta, quien defiende el aislamiento social para prevenir la propagación del Covid-19 y evitar el colapso del sistema de salud. Su postura es avalada por los gobernadores estatales -con Joao Doria, de San Pablo, y Wilson Witzel, de Río de Janeiro, como caras visibles- quienes han implementado este tipo de medidas en sus jurisdicciones, pero contrastan con la postura de Bolsonaro, quien resalta los efectos negativos de ese tipo de medidas en la economía.

De hecho, en un pronunciamiento a la ciudadanía, incentivó a los brasileños a que vuelvan a sus puestos de trabajo porque el desempleo también provoca “muertes”.

Según la prensa brasileña, Bolsonaro ya tiene una lista de candidatos para reemplazar a Mandetta, entre ellos el director del servicio de vigilancia sanitaria Anvisa, el contraalmirante Antonio Torres, y Ludhmila Hajjar, directora de Ciencias, Tecnología e Innovación de la Sociedad Brasileña de Cardiología.

Brasil, con más de 210 millones de habitantes, es el país latinoamericano con más casos de coronavirus. Hasta el martes había reportado más de 1.500 muertos y una cifra superior a los 25.000 contagiados.

El ministerio de Salud prevé que la enfermedad alcance su auge entre finales de abril e inicios de mayo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *