Este miércoles Caracol Televisión estrenó la quinta temporada de La voz kids, la apuesta del canal par su franja prime, en la que jóvenes de 15 años de edad compiten por ser la próxima estrella de la música en Colombia.

Entre sus participantes se encontraba un pequeño de 11 años de edad, quien sorprendió al jurado con su talento e imitación de Diomedes Díaz.

Se trata de Jackson, un joven venezolano que llegó al país mencionado junto a su madrina, la mujer que lo adoptó y quien lo ha ayudado en la música.

Jackson sorprendió a los jurados con su talento, tras interpretar Mi salón está de fiesta. De hecho, Natalia Jiménez y Andrés Cepeda voltearon sus silla se conmovieron por su historia.

El jurado le preguntó por su lugar de origen y este respondió que de Venezuela y, de inmediato, empezó a llorar. Natalia se acercó para consolarlo y preguntarle el motivo de su llanto.

También puede leer: Conoce la ley que podría liberar a Britney y a miles de personas explotadas en EE.UU.

Entre lagrimas y con la voz entrecortada, el niño le explicó que él vivía en las calles y que siempre había soñado con estar en ese escenario.

«Como son las cosas. Yo, en mi mente, decía: ‘Algún día tengo que ir a ‘La voz kids» y ahora es donde me encuentro», confesó.

Acto seguido, Natalia lo reconfortó y le aseguró que no existe nacionalidad para cumplir los sueños.

«Yo quiero que sepas que aquí no importa de dónde vengas. No importa si vienes de la calle; no importa si vienes de otro país, como yo; no importa si vienes de una situación desagradable o difícil. Aquí siempre hay un espacio para cumplir sueños», dijo Natalia.

Finalmente, el niño decidió pertenecer al equipo de Andrés Cepeda. Sin embargo, antes de elegirlo, Jackson le dedicó una estrofa a capilla a Natalia, sorprendiendo a todos con su actuación.

De acuerdo con su madrina, quien tiene un local comercial, un día el niño llegó al establecimiento y le pidió que le permitiera cantar, dejándola gratamente sorprendida.

Desde entonces, el pequeño siguió frecuentando el lugar y, con permiso de su padre, la mujer le pagó un profesor para que aprendiera a leer. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *