El régimen de Irán envió petróleo a Venezuela (Foto: REUTERS)

Un cargamento de 2,1 millones de barriles de condensado provisto por la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC) a la estatal petrolera venezolana PDVSA, el primero de un acuerdo de intercambio entre ambas dictaduras, comenzó a descargar esta semana, según dos fuentes y datos de seguimiento de tanqueros.

PDVSA y NIOC pactaron un contrato a mediano plazo para intercambiar crudo pesado venezolano por condensado iraní en un acuerdo destinado a impulsar las debilitadas exportaciones de petróleo de la nación sudamericana en medio de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

Se espera que el acuerdo regularice el flujo de diluyentes para producir variedades de crudo de exportación desde la principal región petrolera de Venezuela, la Faja del Orinoco.

El embarque de condensado llegó a aguas venezolanas a fines de la semana pasada en el supertanquero de bandera iraní Dino I, propiedad y operado por una unidad de NIOC, según las fuentes y el servicio de monitoreo de buques TankerTrackers.com.

La embarcación se encontraba el lunes en maniobra de descarga en el principal terminal petrolero de PDVSA, Jose, indicó TankerTrackers.com, pese a que su transmisor lo mostraba en la costa de Irán, una táctica que a menudo usan los productores de crudo sancionados para ocultar la ubicación real de sus flotas.

Se espera que un segundo cargamento de condensado de unos 2,1 millones de barriles como parte del acuerdo de intercambio llegue a aguas venezolanas en las próximas semanas, adelantaron las fuentes. El tanquero iraní Dorena, cuyo transmisor también lo muestra en Irán, está en ruta a Venezuela, agregó TankerTrackers.com.

Los regímenes de Venezuela e Irán pactaron un canje petrolero que viola las sanciones internacionales

Los regímenes de Venezuela e Irán pactaron un canje petrolero que viola las sanciones internacionales

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en tanto, comentó a la agencia Reuters la semana pasada que estaba “preocupado por los informes de transacciones iraníes con Venezuela, que involucran petróleo y productos derivados del petróleo”.

El acuerdo de intercambio comenzó oficialmente la semana pasada cuando un cargamento de 1,9 millones de barriles de crudo pesado zarpó de aguas venezolanas a bordo del tanquero iraní Felicity, según fuentes con conocimiento del acuerdo.

Una de las personas dijo que, en principio, está previsto que el acuerdo de canje dure seis meses, con posibilidad de extenderse.

El contrato de intercambio aseguraría a PDVSA una fuente de condensado, que necesita para diluir la producción de petróleo extrapesado de la Faja del Orinoco, su mayor región productora, dijeron las personas. Este crudo, muy denso y con alto contenido de azufre, requiere ser diluido para su transporte y exportación.

A cambio, se planea que Irán reciba cargamentos de petróleo pesado venezolano que puede comercializar en Asia, dijeron las personas, quienes declinaron ser identificadas al no estar autorizadas para hacer declaraciones.

Las dictaduras de Venezuela e Irán, ambas bajo sanciones de Washington y cuyas petroleras estatales están en la lista negra del Departamento del Tesoro, también pueden ser sujeto de sanciones secundarias que limitan los negocios con compañías no estadounidenses. Pese a esta creciente presión internacional, ambos regímenes han fortalecido su cooperación.

El régimen de Irán continúa enviando petroleros a Venezuela pese a las sanciones internacionales que pesan sobre ambos países

El régimen de Irán continúa enviando petroleros a Venezuela pese a las sanciones internacionales que pesan sobre ambos países

En Washington, una fuente cercana al asunto dijo que el canje ha estado en el radar de funcionarios estadounidenses como una posible violación de sanciones, por lo que lo han estado siguiendo para ver hasta dónde llegará en términos prácticos.

A los funcionarios les preocupa, según la fuente, que el suministro de diluyentes iraníes le provea auxilio financiero a Nicolás Maduro mientras negocia con la oposición la posibilidad de elecciones.

Un carguero de bandera iraní que en 2020 entregó alimentos a Venezuela y regresó a Irán con alúmina, el Golsan, descargó a fines de agosto en el puerto venezolano de La Guaira y ahora se dirige a Irán con una carga no revelada, de acuerdo con datos de Refinitiv Eikon.

Irán ha proporcionado alimentos, medicamentos y gasolina a Venezuela y equipos para reparar las deterioradas refinerías de PDVSA, mientras que Venezuela ha pagado a empresas iraníes con combustible de aviación, crudo y materias primas que produce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *