El país europeo reaccionó a la advertencia del dictador de “revisar a fondo toda la relación” entre las naciones, tras la visita de la canciller Arancha González Laya a la ciudad colombiana de Cúcuta

El Gobierno español convocó este lunes al encargado de negocios de Venezuela en Madrid para trasladar la “decepción” de España por la expulsión de la delegada de la Unión Europea en Caracas y las declaraciones del dictador venezolano, Nicolás Maduro, criticando la visita de la ministra española de Exteriores, Arancha González Laya, a Colombia.

Cristina Gallach, número dos del Ministerio español y responsable de Iberoamérica y el Caribe, planteó que la expulsión de la diplomática de la UE y las amenazas del jefe de Estado venezolano a España “no favorecen que se concrete el interés de España y de la Unión Europea de ser actores constructivos en la salida de la crisis”, informaron fuentes del Ejecutivo español.

España reacciona así a la advertencia de Maduro de “revisar a fondo toda la relación” con ese país tras la visita de González Laya a la ciudad colombiana de Cúcuta, para comprobar la situación en la que están siendo acogidos miles de migrantes venezolanos.La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, y la canciller colombiana, Claudia Blum, en una visita a los migrantes venezolanos en la frontera con Colombia (Europa Press)

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, y la canciller colombiana, Claudia Blum, en una visita a los migrantes venezolanos en la frontera con Colombia (Europa Press)

“Ya basta de agresiones, ya basta de hipocresía, ya basta de abusos, ya basta de posiciones de doble rasero de la canciller española favoreciendo a los paramilitares colombianos, favoreciendo al Gobierno de Colombia”, dijo el pasado sábado Maduro, quien advirtió de que responderá “de manera contundente a cualquier agresión que venga, sea de palabra, sea de acción, sea diplomática, sea política”.

En respuesta, González Laya aseguró que no había ido a Colombia para criticar a Venezuela sino para “intentar, junto a la comunidad internacional, dar una respuesta a los ciudadanos venezolanos que han decidido abandonar su país y venir a Colombia en búsqueda de una mejor vida”.

La embajada venezolana en Madrid no cuenta actualmente con un embajador acreditado, después de que el anterior responsable, Mario Isea, fuera relevado tras cumplir más de siete años en el puesto.

España tampoco tiene un embajador en Caracas, ya que el último, Jesús Silva, fue relevado por el diplomático Juan Fernández Trigo en calidad de encargado de negocios, dado que España no reconoce la legitimidad del régimen de Nicolás Maduro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *