Tras las incautaciones de los buques de carga que trasladaban crudo iraní a territorio controlado por el chavismo, ahora se evalúa penalizar los intercambios con empresas de Asia y Europa

La Administración Trump está considerando imponer sanciones adicionales a Venezuela a fin de detener las transacciones de combustible restantes permitidas con la nación sudamericana, según personas familiarizadas con el asunto.

Las medidas podrían apuntar a intercambios de crudo con empresas de Asia y Europa, dijeron las personas, que solicitaron el anonimato porque las conversaciones son privadas.

Funcionarios estadounidenses han debatido la medida durante meses; sin embargo, inicialmente priorizaron las acciones contra Irán, que comenzó a exportar gasolina a una Venezuela con enormes necesidades de combustible. No ha habido una decisión sobre las sanciones, las conversaciones están en curso, dijeron las personas.

La semana pasada, EEUU incautó el contenido de cuatro buques petroleros iraníes que transportaban más de 1,1 millones de barriles de gasolina al país. Venezuela no puede producir su propia gasolina y otros productos refinados a partir de crudo debido a fallas mecánicas generalizadas en las refinerías.Imagen de archivo de un auto pasando junto a la refinería petrolera de PDVSA de El Palito, en Puerto Cabello, Venezuela. 2 marzo 2016. REUTERS/Marco Bello

Imagen de archivo de un auto pasando junto a la refinería petrolera de PDVSA de El Palito, en Puerto Cabello, Venezuela. 2 marzo 2016. REUTERS/Marco Bello

Si bien el combustible importado es fundamental para los agricultores y los transportistas de alimentos, los legisladores de la oposición han argumentado que los acuerdos refuerzan el régimen de Nicolás Maduro.

Un portavoz del Departamento del Tesoro declinó hacer comentarios. Representantes de la Casa Blanca y el Departamento de Estado, así como del Ministerio de Economía, el Ministerio de Petróleo y la estatal Petróleos de Venezuela, no respondieron a solicitudes de comentarios.

Rechazadas por las refinerías estadounidenses, las exportaciones de petróleo de Venezuela han caído a unos 535.000 barriles por día este año, el nivel más bajo desde 1950, según datos compilados por Bloomberg.

En agosto, los canjes de diésel representaron casi 80% del crudo para envío al extranjero, según los datos. Empresas como Reliance Industries, de India, Repsol SA, de España, y Eni SpA, de Italia, han cargado petróleo a cambio de suministrar diésel a Caracas.

El Departamento del Tesoro aparentemente ha eximido hasta ahora los canjes de petróleo cuando son a cambio de combustible o alimentos, otorgando flexibilidad a algunas empresas más grandes que han mantenido al Gobierno al tanto de sus actividades comerciales con Venezuela.

Las transacciones vuelven a ser noticia a medida que el presidente Donald Trump hace un último esfuerzo contra Maduro antes de las elecciones en EEUU. Durante su discurso sobre el Estado de la Unión en febrero, el presidente prometió romper el “dominio tirano” del socialista.

La Administración Trump está considerando imponer sanciones adicionales a Venezuela a fin de detener las transacciones de combustible restantes permitidas con la nación sudamericana, según personas familiarizadas con el asunto.

Las medidas podrían apuntar a intercambios de crudo con empresas de Asia y Europa, dijeron las personas, que solicitaron el anonimato porque las conversaciones son privadas.

Funcionarios estadounidenses han debatido la medida durante meses; sin embargo, inicialmente priorizaron las acciones contra Irán, que comenzó a exportar gasolina a una Venezuela con enormes necesidades de combustible. No ha habido una decisión sobre las sanciones, las conversaciones están en curso, dijeron las personas.

La semana pasada, EEUU incautó el contenido de cuatro buques petroleros iraníes que transportaban más de 1,1 millones de barriles de gasolina al país. Venezuela no puede producir su propia gasolina y otros productos refinados a partir de crudo debido a fallas mecánicas generalizadas en las refinerías.Imagen de archivo de un auto pasando junto a la refinería petrolera de PDVSA de El Palito, en Puerto Cabello, Venezuela. 2 marzo 2016. REUTERS/Marco Bello

Imagen de archivo de un auto pasando junto a la refinería petrolera de PDVSA de El Palito, en Puerto Cabello, Venezuela. 2 marzo 2016. REUTERS/Marco Bello

Si bien el combustible importado es fundamental para los agricultores y los transportistas de alimentos, los legisladores de la oposición han argumentado que los acuerdos refuerzan el régimen de Nicolás Maduro.

Un portavoz del Departamento del Tesoro declinó hacer comentarios. Representantes de la Casa Blanca y el Departamento de Estado, así como del Ministerio de Economía, el Ministerio de Petróleo y la estatal Petróleos de Venezuela, no respondieron a solicitudes de comentarios.

Rechazadas por las refinerías estadounidenses, las exportaciones de petróleo de Venezuela han caído a unos 535.000 barriles por día este año, el nivel más bajo desde 1950, según datos compilados por Bloomberg.

En agosto, los canjes de diésel representaron casi 80% del crudo para envío al extranjero, según los datos. Empresas como Reliance Industries, de India, Repsol SA, de España, y Eni SpA, de Italia, han cargado petróleo a cambio de suministrar diésel a Caracas.

El Departamento del Tesoro aparentemente ha eximido hasta ahora los canjes de petróleo cuando son a cambio de combustible o alimentos, otorgando flexibilidad a algunas empresas más grandes que han mantenido al Gobierno al tanto de sus actividades comerciales con Venezuela.

Las transacciones vuelven a ser noticia a medida que el presidente Donald Trump hace un último esfuerzo contra Maduro antes de las elecciones en EEUU. Durante su discurso sobre el Estado de la Unión en febrero, el presidente prometió romper el “dominio tirano” del socialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *