El Departamento de Estado cree que Beijing puede haber roto el llamado “estándar de rendimiento cero” para los ensayos atómicos en el centro de pruebas de Lop Nur durante el año 2019


China puede haber realizado en secreto explosiones de pruebas nucleares subterráneas de baja intensidad a pesar de afirmar que cumple un pacto internacional que las prohíbe, dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos en un documento publicado el miércoles que podría alimentar las tensiones entre las dos potencias.

El Informe de Cumplimiento 2020 emitido el miércoles acusó a China de no cumplir con sus compromisos de no proliferación y de suspender las pruebas nucleares al mantener un “alto nivel de actividad” el año pasado en su sitio de prueba Lop Nur en la región del noroeste de Xinjiang.

La acusación, que desveló el Wall Street Journal, podría empeorar los lazos ya tensos por las acusaciones estadounidenses de que la pandemia mundial COVID-19 fue el resultado de la mala gestión por parte de Beijing del brote de coronavirus en 2019 en la ciudad de Wuhan.

Las preocupaciones de Estados Unidos sobre las posibles violaciones por parte de Beijing del llamado “estándar de rendimiento cero” para los ensayos nucleares se han visto propiciadas por las actividades en el centro de pruebas nucleares de Lop Nur en China durante el año 2019, según el Departamento de Estado.

Las pruebas de rendimiento cero son aquellas en las que no hay una reacción explosiva en cadena como la que provocaría la detonación de una cabeza nuclear.

“La posible preparación de China para operar su sitio de pruebas de Lop Nur durante todo el año, su uso de cámaras de contención de explosivos, las extensas actividades de excavación en Lop Nur y la falta de transparencia en sus actividades de ensayos nucleares… plantean preocupaciones con respecto a su adhesión al estándar de rendimiento cero”, indicó el artículo, que no proporcionó pruebas de que haya habido ensayos de bajo rendimiento.

El Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBT) de 1996 permite actividades diseñadas para garantizar la seguridad de las armas nucleares. El tratado fue firmado tanto por Estados Unidos como China, pero pero ninguno de los dos países lo ha ratificado y, en parte como resultado, el acuerdo no ha entrado en vigor. Sin embargo, China ha jurado adherirse a los términos CTBT y Estados Unidos ha estado observando una moratoria en las pruebas nucleares. Rusia, Francia y Gran Bretaña, tres de las cinco potencias nucleares reconocidas internacionalmente en el mundo, firmaron y ratificaron el Tratado, que aún requiere la ratificación de 44 países para convertirse en ley internacional. Si el tratado estuviera en vigor, incluiría un mecanismo para inspecciones in situ de sitios sospechosos.

China es una potencia nuclear reconocida, pero afirma que posee solo una fracción del número de armas mantenidas por Estados Unidos y Rusia.

Una formación de misiles nucleares estratégicos intercontinentales Dongfeng-41 en Beijing el año pasado. (Xinhua /Reuters/archivo)
Una formación de misiles nucleares estratégicos intercontinentales Dongfeng-41 en Beijing el año pasado. (Xinhua /Reuters/archivo)

La evidencia citada por el informe del Departamento de Estado afirmó que Beijing incluyó el bloqueo de transmisiones de datos desde sensores vinculados a un centro de monitoreo internacional. Sin embargo, una portavoz de la Organización del Tratado de Prohibición de Pruebas Integrales (CTBTO) le dijo al Journal que no ha habido interrupciones en las transmisiones de datos desde las cinco estaciones de sensores de China desde septiembre de 2019. Antes de eso, hubo interrupciones como un resultado del proceso de negociación entre el CTBTO y China sobre los arreglos para poner en funcionamiento las estaciones.

China rechazó las acusaciones

Por su parte, China negó el jueves las acusaciones del Departamento de Estado. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, dijo a los periodistas en una sesión informativa diaria que las acusaciones sobre pruebas nucleares eran “cargos totalmente infundados que confunden lo correcto y lo incorrecto”.

“China siempre ha cumplido sus obligaciones y compromisos internacionales de manera responsable, ha mantenido firmemente el multilateralismo y ha llevado a cabo activamente la cooperación internacional”, dijo Zhao. “La acusación de Estados Unidos contra China está hecha de la nada, lo que es totalmente infundado y no vale la pena refutar”.

Zhao Lijian, portavoz del canciller chino, durante una conferencia de prensa el 8 de abril. (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)
Zhao Lijian, portavoz del canciller chino, durante una conferencia de prensa el 8 de abril. (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Zhao señaló la retirada de Estados Unidos del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio y otros acuerdos para rechazar las acusaciones de Washington.

Por el contrario, China “ha hecho importantes contribuciones para mantener el control internacional de armas y el régimen de no proliferación, así como para salvaguardar la paz y la seguridad internacionales”, dijo Zhao.

También dijo que Estados Unidos aún no había destruido sus existencias de armas químicas y que estaba reforzando continuamente a sus fuerzas armadas de una manera que “socava el equilibrio y la estabilidad estratégica global y obstruye el proceso de control internacional de armas y desarme”.

“Por lo tanto, no está calificado para ser un juez o árbitro en este sentido”, dijo Zhao.

Un alto funcionario de Estados Unidos dijo que las preocupaciones sobre las actividades de prueba de China intensificó los esfuerzos del presidente Donald Trump para lograr que China se uniera a Estados Unidos y Rusia en conversaciones sobre un acuerdo de control de armas para reemplazar el tratado New Start 2010 entre Washington y Moscú que vence en febrero del próximo año.

El tratado New Start restringió a EEUU y Rusia a desplegar no más de 1.550 ojivas nucleares, el nivel más bajo en décadas, y limitó los misiles y bombarderos terrestres y submarinos que los entregan.

“El ritmo y la forma en que el gobierno chino está modernizando sus existencias es preocupante, desestabilizador e ilustra por qué China debería incorporarse al marco global de control de armas”, dijo bajo condición de anonimato el alto funcionario estadounidense a The Guardian.

China, que se estima que tiene alrededor de 300 armas nucleares, ha rechazado repetidamente la propuesta de Trump, argumentando que su fuerza nuclear es defensiva y no representa una amenaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *