(Reuters)
(Reuters)

El subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos, Kevin O’Reilly, mostró este martes el compromiso del Gobierno de Joe Biden de “revisar” las sanciones que pesan sobre Venezuela si el régimen chavista avanza hacia medidas que garanticen elecciones democráticas libres y justas.

Si vemos medidas sinceras e integrales que avancen a Venezuela hacia la seguridad, la democracia y el Estado de Derecho (…) para que el pueblo venezolano se exprese en el marco de un sistema justo y equitativo revisaremos posiblemente nuestras sanciones”, dijo el alto funcionario diplomático en una intervención en un evento organizado por Atlantic Council.

O’Reilly defendió que, para Estados Unidos, la “prioridad humanitaria” pesa y recordó que el Departamento del Tesoro levantó el lunes algunas sanciones relacionadas con el gas propano en Venezuela. Según sostuvo, el paso se dio para “ayudar” al pueblo y dijo moverse en esta dirección “en las cuestiones de salud y otras”. “Esperamos que pueda ayudar en las cuestiones políticas a largo plazo y ayudarles a vivir un poco mejor”, incidió.

De forma paralela, remarcó que entre los principios fundamentales de los programas de sanciones de Estados Unidos se encuentra la inquietud de “incentivar acciones” y “no castigar”.

Kevin O’Reilly

Kevin O’Reilly

Durante el evento, O’Reilly se refirió a la celebración de las elecciones regionales en Venezuela de noviembre. Tendrán lugar el 21 de noviembre y con ellas se renovarán todos los cargos ejecutivos y legislativos de los 23 estados y de los 335 municipios del país.

O’Reilly mostró su “escepticismo” por que Nicolás Maduro tenga intención de organizarlas “en pie de igualdad”, habida cuenta del intento de arresto del líder opositor Juan Guaidó y la detención de Freddy Guevara durante la jornada de este lunes.

“Este tipo de acción en contra de estos líderes políticos es inaceptable”, añadió, subrayando el apoyo estadounidense a un gobierno “pacífico, estable y democrático” en Venezuela. Así,rechazó que “Maduro y sus partidarios dicen de manera pública que tienen interés en realizar elecciones y, sin embargo, este tipo de situación se sigue dando” y ha pedido que estas acciones acaben.

A su juicio, la situación con la oposición “dificulta la posibilidad de demostrar que Maduro y sus seguidores van a permitir unas condiciones en pie de igualdad”. “Necesitamos elecciones creíbles, transparantes, también a nivel local”, expresó, recalcando que se debe “permitir” a los venezolanos “escoger su trayectoria, la que sea”.

El rector del Consejo Nacional Electoral (CNE) Roberto Picón aludió a la importancia de las elecciones de noviembre porque “las condiciones electorales se han venido deteriorando desde 2016”. Así, aludió a ciertas medidas que podrían tomarse de cara a los comicios, como la habilitación de funcionarios actualmente inhabilitados por la Contraloría o la aprobación de un reglamento de campaña que “limite el ventajismo institucional” que “tradicionalmente” se da en el país caribeño.

Si se logra la participación de partidos políticos que se han abstenido desde 2017 sería posible construir un escenario que permitiera comenzar a construir la confianza”, detalló Picón.

El rector del CNE también ha valorado la detención de Guevara y ha hecho hincapié en que estos sucesos, “en lugar de contribuir al proceso de distensión, alimentan la antinegociación”. “No contribuyen a la recuperación de la institucionalidad, agudizan el clima de temor, violencia y descomposición social que vivimos”, ha añadido.

LAS NEGOCIACIONES CON LA OPOSICIÓN

Durante el evento también se han abordado las negociaciones que el régimen venezolano mantendrá con la oposición en México, mediadas por Noruega. Maduro ya ha condicionado su participación en la mesa al levantamiento de las medidas coercitivas de Estados Unidos y la Unión Europea.

En este sentido, la directora de América del Sur y Asuntos Interamericanos de la agencia gubernamental de Canadá para asuntos globales, Sara Cohen, ha considerado que estas negociaciones “son lo que se necesita para una solución política para salir de la crisis”. Cohen también ha condenado la detención de Guevara, que ha tildado de “asombrosa” y de “agresión contra sus derechos constitucionales y contra el pueblo en general”.

Por su parte, David Smolansky, comisionado del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para la Crisis de Migrantes y Refugiados Venezolanos, ha lamentado que en las negociaciones “no se están planeando temas de Estado” y, entre ellos, ha enumerado la disolución de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), de los colectivos armados o el freno a la deforestación del Amazonas. “Cuando no están los problemas de fondo no se están resolviendo”, ha insistido.

Smolansky también ha hablado de las elecciones y ha indicado que “no se puede tener una elección por tenerla, no se puede pedir a la gente que vaya a votar porque vaya a votar”. “Pedir (a los ciudadanos) cuando no hay condiciones es ser deshonesto”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *