El veterano salsero puertorriqueño Ismael Miranda continúa convaleciendo en un centro hospitalario, luego de que se le hiciera un cateterismo y se le colocara una malla en una de las arterias de su corazón, informó este sábado la familia del artista.

Según publicó la Familia Miranda Battle en un escrito en Instagram, luego de realizarle un examen nuclear al artista de 71 años, un médico «decidió realizar un cateterismo y le han colocado una malla en la arteria circunfleja, procedimiento que gracias a Dios y a la intervención médica, resultó exitoso».

«Su recuperación ha sido progresiva, pero requiere tiempo y paciencia», aseguró la familia del llamado «El niño bonito de la salsa».

«Sabemos que con el favor de Dios lo lograremos. Han sido meses de terapias que requieren esfuerzo, pero Ismael tiene un espíritu de gozo, un alma alegre, es positivo y ha demostrado mucha fuerza y voluntad para hacerlo», resaltaron.

No obstante, admitieron que «al igual que todos, tiene sus días buenos y otros no tan buenos en los que requiere descanso».

Miranda sufrió una recaída de sus problemas físicos a finales de junio pasado, por lo que tuvo que ser ingresado en un hospital en la isla.

Previo a esa recaída, Miranda fue ingresado por última vez el pasado 5 de marzo, después de que el 1 de marzo fuera dado de alta tras presuntamente haberse recuperado de un infarto en enero.

El artista fue hospitalizado el 22 de enero porque sufría mareos y las pruebas a las que fue sometido confirmaron que había sufrido un derrame cerebral, según se informó en aquel entonces. Miranda fue intervenido quirúrgicamente al día siguiente, al presentar complicaciones en el cerebelo.

Con más de 50 años en el mundo de la música, Miranda ha formado parte del Sexteto Pipo y su Combo y del grupo de Andy Harlow y su Sexteto. En 1967 realizó su primera grabación discográfica con Joey Pastrana titulada «Let’s Ball», en la que un adolescente Miranda se anotó su primer éxito radiofónico con «Rumbón melón». Ante sus buenas actuaciones con Andy Harlow, el hermano de este, Larry, decidió reclutarlo para su orquesta.

Convencido del potencial del cantante, en 1968 Larry lanzó la producción «Orquesta Harlow presenta a Ismael Miranda», a la que siguieron «Electric», «Tribute to Arsenio Rodríguez», «Harlow’s Harem», «Abran paso» y «Oportunidad».

En pleno auge de la salsa, Miranda irrumpió con gran fuerza y en 1973 lanzó al mercado «Así se compone un son», un éxito que también conseguiría con temas como «La cama vacía», «La copa rota», «Borinquen tiene montuno», «Como mi pueblo» y «Las cuarentas».

Miranda también formó parte de Las Estrellas de la Fania, considerada por muchos como la máxima orquesta de salsa por contar con algunos de los principales cantantes y músicos del género caribeño, como Johnny Pacheco, Héctor Lavoe, Cheo Feliciano, Roberto Roena, Rubén Blades, Willie Colón, Ray Barretto.

EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *