Marlyn Egleeth Velasco Márquez dijo que el rapto y posterior liberación de Antonella Guadalupe Maldonado Roa puede estar vinculado a los negocios en Venezuela del socio de un conocido narcotraficante colombiano

“No se trata de la tía que envidiaba a su sobrina o a su hermana y la vendió. No señores, aquí estamos hablando de la hija del señor José Antonio Maldonado, de quien tenemos infinidad de datos, pero a quien no voy a utilizar para tapar o justificar un acto como el que sucedió con la niña. Él fue socio, hasta hace dos años, de José Hernández, alias El Ñeñe Hernández, un narcotraficante de alto nivel, uno de los más grandes narcos de Colombia”, dice Marlyn Egleeth Velasco Márquez, mencionada como partícipe en el secuestro de la niña Antonella Guadalupe Maldonado Roa en la frontera venezolana.

El rapto de la niña, que permaneció 14 días en cautiverio, ocurrió el 1 de enero en el barrio Pérez de Tolosa, San Juan de Colón, municipio Ayacucho, Táchira. Los secuestradores le dispararon a un tío y le arrebataron la nena de los brazos. “Soy Marlyn, la persona que el señor Freddy Bernal acusó, hace unos días, del secuestro de la niña de cuatro años. Me etiqueta con el alias La Paraca, que nunca han utilizado para referirse a mí, me vincula con el grupo paramilitar Los Rastrojos, el que casualmente se encuentra dando la pelea contra su guerrilla, señor Freddy Bernal, en Puerto Santander”, dice la pareja sentimental de la tía de la pequeña secuestrada.La niña ya rescatada

La niña ya rescatada

Explica que Ñeñe Hernández, “quien era de Valledupar (Colombia), es asesinado en Brasil en el año 2019; él utilizaba la misma fachada de José Antonio Maldonado, como empresario y ganadero, ante la alta sociedad”, y asegura que alias Ñeñe también era socio de Quico, “una de las personas encargadas del blanqueamiento de los capitales del grupo paramilitar Los Urabeños y Clan del Golfo”.

Insiste en que el caso es profundo. “Lincon, el funcionario del Cicpc, a quien no nombran y no aparece en ninguna noticia, aunque estuvo con nosotros desde el principio hasta el final de esto, llegando al punto de que, estando en Cúcuta, quiere extorsionarme y fue cuando corté comunicaciones con ellos”.

“El 18 de enero ellos se fueron a celebrar el cumpleaños de Elvert Gómez en Cartagena. Pueden pedir revisión de cámaras. Las cosas se deben verificar y comprobar”. Critica que solo hay un testimonio. “Están limitados a los que Elvert Gómez ha querido decir, a lo que él ha dicho y a toda la farsa que Elvert Gómez ha querido crear, algunas movidas por ambición, otras por el absurdo que su pareja sentimental le pintaba y otras por rabia e impotencia”.

Dirigiéndose “a la familia de Rosmary Roa, quien fue mi pareja sentimental, hasta hace más de un año, les digo, a la madre, al padre, a sus tíos, a su abuelita a quien tanto ella ama, a su hija Valentina y a ti Ros, a quien tuve que despedir dejándola destrozada, no crean en esta bajeza, esto es algo mucho más profundo que una tía resentida o una hermana envidiosa. Rosmary no tiene nada que ver en esto”.

“Señores, destruyeron la vida de una persona inocente. Si Rosmary tuviese algún tipo de responsabilidad y yo tuviera conciencia de eso, no la taparía; ella está destruida, así al menos la dejé”.Los solicitados y los detenidos del caso

Los solicitados y los detenidos del caso

Asegura que Talía Durán es inocente “y se encuentra detenida, siendo madre de un niño, que está desprotegido, porque su padre Darwin Becerra también es injustamente solicitado, sin que haya tenido ninguna intervención directa en esto, siempre ha ejercido sus funciones como chofer, como mandadero sin profundizar en qué esté o no esté yo”.

“Yo no soy una santa, no soy la super héroe que se responsabilizó de la mitad del pago de la liberación de la niña, asumiendo otro tipo de responsabilidades para que ella saliera; también soy una persona que ha tenido sus modos en la vida para adquirir dinero, no soy una santa, lo asumo, pero en esta oportunidad estoy siendo mal nombrada”, asegura la mujer que hace unos días cumplió 42 años.

Cambio de vivienda y manos

Marlyn Velasco, dirigiéndose a Bernal Rosales, lo refuta. “Ustedes dijeron que habían rescatado a la niña gracias a un arduo movimiento policial, a la gran tecnología telefónica, al rastreo de llamadas y a no sé cuántos hasta dar con el cautiverio de la niña en Tucapé (municipio Cárdenas), donde fueron aprehendidas dos personas, entre ellas Abimael Becerra (Abimael José Labrador Becerra), pero Abimael fue realmente detenido en el momento en que se dirige a las oficinas del CONAS (Comando Antiextorsión) para saber de su madre, a quien se habían llevado de su casa y ustedes lo detienen”, dice Velasco.Freddy Bernal al momento de informar sobre los autores del secuestro de Antonella

Freddy Bernal al momento de informar sobre los autores del secuestro de Antonella

“Hace unos días cambian la versión cuando el señor Elvert Gómez (Elvert Daniel Gómez Gómez) decide entregarse y es el único detenido que ustedes tienen hasta ahora vinculado con el caso, sea en la etapa que sea”, porque según ella el secuestro de la niña se divide en varias etapas.

“Así como la niña fue cambiada de vivienda por más de cuatro oportunidades, según tengo entendido, también fue cambiada de manos para llegar a la liberación y a la garantía de su integridad física”.

En cuanto a su participación en el secuestro dice que no es en la parte relacionada al secuestro “pero que trataré de aclarar frente a las autoridades respectivas, aunque esto represente para mí un suicidio, porque no soy una persona de estar escondida ni andar corriendo; lo haré en que cuanto termine de organizar las cosas, me presentaré, aunque lo haga en un país sin garantías y sin derechos humanos”.

Asegura que “el señor Elvert Gómez tiene una relación sentimental con el caballero Lincon del Cicpc (Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas) de San Cristóbal, Táchira; ellos se dirigen a mi casa, entre el 16 y 17 de enero”, que según ella se puede verificar, con la Fiscalía de Cúcuta, a través de las cámaras del Condominio Bonaire, torre 4, donde estaba su residencia.

La mujer dice que Gómez y Lincon van a plantearle “una negociación pos liberación de la niña. A ellos los movía más el tema del dinero. El señor Lincon manifestó que José Antonio Maldonado, padre de la niña, estaba ofreciendo una fuerte suma de dinero por el nombre de quien habría vendido a su hija, y me hace dos planteamientos: que fuera alias Cepillo (Manuel Enrique Salgado), cosa absurda, porque es un caballero, un señor a quien conozco de trato, vista y comunicación desde hace años y tiene tres o cuatro años privado de libertad”.

Considera absurdo que alguien que probablemente estaba preso desde antes que la niña naciera, la estaba vendiendo. “Es Elvert Gómez, quien era mi amigo si se puede llamar así, y quien tenía diferencias con la señorita Rosmary Roa, mi ex pareja sentimental, quien me plantea que utilicemos el nombre de ella, a lo que me niego, con mucha rabia incluso”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *