La organización alertó que desde que se declaró el estado de excepción para combatir la pandemia a mediados de marzo “han detenido en forma arbitraria” a periodistas, abogados de derechos humanos y opositores políticos que critican a la dictadura

La ONG Human Right Watch (HRW) denunció este viernes que el régimen de Nicolás Maduro ha utilizado las restricciones para frenar el coronavirus como “una excusa para reprimir voces disidentes e intensificar su control férreo sobre la población”.

La organización alertó que desde que se declaró el estado de excepción para combatir la covid-19 a mediados de marzo “las autoridades venezolanas han detenido en forma arbitraria” a periodistas, abogados de derechos humanos y opositores políticos que critican al régimen.

“El estado de excepción ha hecho que las fuerzas de seguridad y los grupos armados partidarios del régimen, que ya cuentan con un récord deplorable de torturas y ejecuciones extrajudiciales, sientan que tienen la facultad de reprimir con mayor ferocidad a los venezolanos”, expresó José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

La organización advirtió que hay “numerosos casos” reportados desde el inicio del estado de excepción de personas acusadas de “incitación al odio” tras compartir información en las redes sociales en las que se cuestionaba a funcionarios públicos o se criticaban políticas públicas.

“En la Venezuela de hoy, no es posible siquiera compartir un mensaje privado via WhatsApp en el cual se critique a los incondicionales de Maduro sin temor a convertirse en objeto de persecución penal”, resumió Vivanco.

En julio, la oficina de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, observó que en el país hay un uso discresional del “estado de alarma”.Maduro acompañado de militares con mascarilla

Maduro acompañado de militares con mascarilla

Los trabajadores de la prensa en Venezuela sufrieron 162 ataques en los primeros seis meses del 2020 por parte de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado y de los “colectivos”, considerados como grupos parapoliciales por activistas de derechos humanos, informó este miércoles la oposición.

En total, 85 de esos casos ocurrieron desde el 13 de marzo, cuando comenzó el estado de alarma decretado por Nicolás Maduro para frenar el COVID-19, denunció Humberto Prado, nombrado por el líder opositor Juan Guaidó como comisionado para los Derechos Humanos y Atención a las Víctimas.

VIOLACIONES A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Según explicó Prado en una comparecencia y recoge un comunicado de su despacho, los trabajadores de la prensa han sido “amedrentados, detenidos ilegalmente y sometidos a desapariciones forzadas, lo que incurre en una seria violación de derechos fundamentales, principalmente, contra el derecho a la libertad de expresión”, entre otros.

Por ello, subrayó que, al considerar “el aumento de la política represiva del régimen contra los comunicadores, el temor de las víctimas a denunciar los hechos y la falta de medios independientes que divulguen las violaciones a la libertad de prensa, la Comisión no descarta que el número de afectados sea mayor al reportado en este informe”.

“Son alarmantes los altos niveles de impunidad que existen en el país, las agresiones y la violencia a las que recurren los atacantes y, principalmente, el papel cada vez más activo que tienen los líderes del régimen usurpador, quienes haciendo uso de las instituciones y medios de comunicación públicos han fomentado la persecución contra la libertad de prensa”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *