El Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, habló de las negociaciones que se llevan a cabo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana en México.

En el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, el diplomático fue abordado en la calle por un grupo de periodistas, a los que les expresó: “Si el diálogo fructifica, las sanciones no serán necesarias”.

Borrell fue consultado por la crítica situación que atraviesa la nación caribeña, la realización de las elecciones regionales del próximo 21 de noviembre y los avances en las conversaciones entre el chavismo y la oposición. “Es una iniciativa que apoyamos. Esperamos que sea fructífera”, señaló.

Preguntado sobre si el bloque europeo podrá participar del proceso electoral como observador, subrayó: “Todavía no tenemos un acuerdo para verificar las elecciones. Estamos discutiéndolo”.

Cuando le consultaron si conversó con Félix Plasencia, el canciller de Nicolás Maduro, Borrell dijo que lo había saludado. Y, ante la pregunta sobre qué le dijo, el español respondió entre risas: “Buenos días”.

Respecto a las negociaciones, manifestó que “se necesita avanzar hacia la celebración de elecciones con garantías y muchas otras cosas más. Nos parece muy bien la iniciativa que tomaron los noruegos con el apoyo de México”.

Y, en cuanto a las sanciones, completó: “A nosotros no nos gusta sancionar por sancionar. No tenemos ningún interés en poner sanciones. Las sanciones son un instrumento alternativo a la falta de diálogo”.La mesa de negociación entre el régimen y la oposición de Venezuela en México (Europa Press)

La mesa de negociación entre el régimen y la oposición de Venezuela en México (Europa Press)

El proceso de diálogo en México

La nueva etapa del diálogo entre el régimen de Maduro y la oposición está en su punto más crítico. Cuando apenas se han llevado adelante dos encuentros en México y a dos meses de las elecciones legislativas del 21 de noviembre, la dictadura ya se muestra inflexible en un tema que considera crítico para seguir adelante: los activos venezolanos que están bloqueados en el exterior.

El representante del régimen en la mesa en México, Jorge Rodríguez, denunció el pasado viernes en Twitter: “Frente a la grave violación a los acuerdos firmados en México sobre la recuperación de nuestros activos: estamos en presencia de un robo flagrante de bienes que sólo pertenecen a las venezolanas y los venezolanos”.

El chavista publicó una dura carta en la que expresa que “el gobierno de la República Bolivariana de Venezuela rechaza de manera categórica el intento de los factores de oposición presentes en la mesa de diálogo y negociación, y de sus patrocinadores extranjeros de sabotear, condicionar y evadir los compromisos establecidos en el Memorando de Entendimiento, firmado el pasado 13 de agosto en Ciudad de México, tratando de desentenderse de los temas que competen al rescate del patrimonio, recursos y activos pertenecientes a la República Bolivariana de Venezuela, tal como lo establece el punto de Agenda Número 3 del citado Memorando”.

Y sigue: “Con sorpresa y vergüenza, el país ha asistido durante las últimas horas a un conjunto de graves hechos y peligrosas declaraciones públicas que evidencian la naturaleza criminal de la operación de saqueo y robo al patrimonio nacional, bajo el amparo del auto denominado ‘Gobierno interino’, estrategia diseñada desde el extranjero y ejecutada por sus operadores políticos internos”.

A lo que hace referencia el escrito es a la propuesta de la oposición liderada por Juan Guaidó. Esta semana, Julio Borges, Comisionado Presidencial para las Relaciones Exteriores de Venezuela del Gobierno interino, pidió sacar la política del manejo de los activos de Venezuela en el exterior.

Se trata de sacar la política del manejo de estos activos y lograr para el futuro no solamente proteger, sino devolver a todos los venezolanos los bienes que son suyos”, dijo Borges en un video difundido en sus redes sociales.

Borges ya hizo esta propuesta la semana anterior, luego de que el Gobierno colombiano decidiera someter a la compañía estatal venezolana Monómeros Colombo Venezolanos S.A. a la “máxima vigilancia”.

Los activos hay que protegerlos de (Nicolás) Maduro, de los acreedores y de la corrupción. Por eso, nosotros pensamos que, en este momento que la situación es mucho más crítica, hay que tomar medidas radicales”, subrayó Borges.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *