El escritor venezolano Juan Carlos Sosa Azpúrua denunció en sus redes sociales que su gato, Yoda, había sido atropellado, ante tal hecho su mandíbula quedó destrozada y se encontraba en observación.

Horas más tarde, a través de su cuenta en Twitter, el venezolano informó que el felino, Yoda, había fallecido y que se le estaba realizando la autopsia.

En esta se encontró que el felino tenía un balín incrustado por lo que sospechaba que se trataba de un asesinato.

«Yoda acaba de fallecer. En este momento le practican autopsia. Le encontraron balín incrustado. Sospechas fuertes de asesinato», escribió.

Sosa agradeció a quienes lo apoyaron en dicha situación y dijo: «Infinitas gracias por sus palabras de aprecio, apoyo y recomendaciones. Llegaremos al fondo de esto. Hay sospechosos», se lee en su cuenta de Twitter.

También puede leer: Tarek William Saab ofreció detalles sobre la detención de Robert Hernández, el «Coconazo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *