Juan Guaidó manifestó este domingo su apoyo a la marcha cívica del 15 de noviembre en Cuba que fue convocada por la disidencia de la isla para reclamar el respeto a los derechos, la liberación de los presos políticos y la solución de las diferencias a través de vías democráticas y pacíficas.

“Este 15 de Noviembre miles de cubanos saldrán a las calles a expresarse y nosotros, los demócratas del mundo, estaremos apoyándolos”, expresó el presidente interino de Venezuela en su cuenta de la red social Twitter.

El líder opositor venezolano expresó su solidaridad con la isla y en otro mensaje dijo que con la marcha del lunes “Cuba le dirá a las dictaduras del mundo que no hay miedo que logre silenciar a un pueblo que lucha por libertad”.

“Hoy, sabemos que aunque muchos resultaron heridos y encarcelados, el espíritu de lucha por la democracia y la libertad sigue intacto. Y, como dice la canción, ‘No más mentiras Mi pueblo pide libertad, no más doctrinas ya no gritemos patria o muerte sino patria y vida’”, apuntó.

La marcha convocada en Cuba se da en un escenario difícil en la isla, que atraviesa una fuerte crisis económica reflejada en largas colas para comprar alimentos y productos básicos, así como una escalonada inflación con el consecuente aumento de los precios y apagones.

La dictadura cubana atribuye estos problemas al embargo financiero y comercial de Estados Unidos, endurecido en la pasada administración de Donald Trump.

La disidencia cubana en Miami se movilizó para respaldar a sus compatriotas a un día de las protestas en la isla (Fotos: REUTERS/Marco Bello)
La disidencia cubana en Miami se movilizó para respaldar a sus compatriotas a un día de las protestas en la isla (Fotos: REUTERS/Marco Bello)

La Casa Blanca pidió este domingo a la comunidad internacional “hablar con una sola voz” en apoyo a quienes participen en la protesta convocada para este lunes en Cuba y llamó al régimen castrista a aprovechar esta oportunidad histórica para “escuchar” a su pueblo.

En un comunicado, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, invitó a los socios democráticos de su país a que “se hagan eco” del respaldo de Washington a los manifestantes cubanos que buscan “ejercer sus derechos y libertades fundamentales”.

“Debemos hablar con una sola voz -agregó el jefe de la diplomacia estadounidense-, pidiendo al Gobierno cubano que respete a quienes ejercen sus derechos en la protesta pacífica del 15 de noviembre y que libere a todos los detenidos injustamente”.

Además, consideró un “imperativo” que la comunidad internacional defienda estos derechos “cuando y dondequiera que se vean amenazados”.

“Estados Unidos está con el pueblo de Cuba”, subrayó Blinken, quien condenó “enérgicamente” las “tácticas de intimidación” de La Habana.

En concreto, rechazó que el régimen cubano denegara el permiso para las protestas, despidiera de sus trabajos a los partidarios de la oposición y amenazara con encarcelar a los disidentes.

Unas personas cuelgan una bandera cubana de un tejado para cubrir las ventanas de la casa del actor, dramaturgo y líder del grupo Archipiélago, Yunior García, en La Habana (REUTERS/Alexandre Meneghini)
Unas personas cuelgan una bandera cubana de un tejado para cubrir las ventanas de la casa del actor, dramaturgo y líder del grupo Archipiélago, Yunior García, en La Habana (REUTERS/Alexandre Meneghini)

“Instamos al Gobierno cubano a rechazar la violencia y, en cambio, a aprovechar esta oportunidad histórica de escuchar las voces de su pueblo”, apuntó.

El secretario de Estado abogó por que se permita a los cubanos “reunirse pacíficamente y hacer uso de sus voces sin temor a represalias o violencia del Gobierno” y que el internet y las líneas de telecomunicaciones se mantengan abiertas.

Blinken subrayó igualmente que su país “continuará aplicando medidas que apoyen al pueblo cubano y promuevan la rendición de cuentas por la represión y las violaciones de derechos humanos del régimen cubano”.

Estados Unidos respondió con sanciones a altos cargos militares cubanos por su presunto papel en la represión de las protestas del pasado 11 de julio, las mayores en más de dos décadas.

El dictador Miguel Díaz-Canel prohibió las protestas convocadas por la disidencia cubana (EFE/Yander Zamora)
El dictador Miguel Díaz-Canel prohibió las protestas convocadas por la disidencia cubana (EFE/Yander Zamora)

Ese día, miles de cubanos salieron a las calles de forma espontánea para reclamar más libertades y un cambio político en unas protestas que se saldaron con centenares de detenidos y condenas de cárcel.

En Cuba los derechos de huelga y manifestación raramente se contemplan fuera de las instituciones estatales y nunca se ha autorizado un acto opositor al régimen.

Este domingo, a pocas horas de las protestas del lunes, la dictadura cubana comenzó a desplegar escuadrones de “boinas negras”. La aparición en las calles del temible grupo de choque del ministerio del Interior castrista es un mensaje intimidatorio pero también un reconocimiento de que las protestas convocadas pueden ser multitudinarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *