Carabineros resguardan a un grupo de migrantes durante una marcha contra la migración irregular en Iquique, Chile (EFE/Johan Berna)

La Cámara de los Diputados de Chile aprobó este miércoles interpelar al ministro del Interior, Rodrigo Delgado, por la crisis que vive el norte del país, donde el ingreso de miles de personas indocumentadas provocó un clima de máxima tensión con marchas y disturbios entre extranjeros y locales.

El lunes 25 de octubre, Delgado deberá dar explicaciones ante la Cámara Baja sobre la crítica situación que viven las zonas fronterizas con Bolivia y Perú, en una interpelación que fue impulsada por todas las fuerzas parlamentarias de oposición.

“No queremos explicaciones sobre lo que pasa, queremos soluciones concretas y medidas del Gobierno en favor de las regiones que viven una crisis migratoria y humanitaria que nos sobrepasa”, afirmó Vlado Mirosevic, el principal impulsor de la moción.

El norte del país lleva meses viviendo una fuerte crisis migratoria que se ha agravado en los últimos días con la entrada de cientos de personas, el colapso de algunas localidades fronterizas y un clima de máxima tensión entre los extranjeros y los locales con marchas en favor y en contra de la migración.

Manifestantes en contra de la migración participan en una marcha el 2 de octubre de 2021, en Iquique (EFE/Johan Berna)

Manifestantes en contra de la migración participan en una marcha el 2 de octubre de 2021, en Iquique (EFE/Johan Berna)

Hace diez días, una turba atacó y quemó las pertenencias de un grupo de venezolanos sin techo que acaban de ser desalojados de un campamento improvisado en Iquique, la primera gran localidad tras ingresar al país por el norte, en un episodio que dio la vuelta al mundo.

El Gobierno anunció la pasada semana el despliegue de campamentos y albergues en esta localidad, así como en Colchane y Huara, dos pequeños pueblos fronterizos.

En la misma jornada, Delgado aseguró que mantuvo conversaciones con las autoridades locales para adoptar nuevas medidas y agregó que se trabajará en el control fronterizo y que se expulsará a aquellos que ingresen al país de forma clandestina y hayan cometido delitos.

Fotografía de archivo de migrantes venezolanos recorriendo el pueblo de Colchane, en la frontera entre Chile y Bolivia (EFE/Lucas Aguayo)

Fotografía de archivo de migrantes venezolanos recorriendo el pueblo de Colchane, en la frontera entre Chile y Bolivia (EFE/Lucas Aguayo)

Pese a la pandemia y la crisis social que se extendió durante más de un año, Chile sigue siendo uno de los países más atractivos para migrar dentro de América Latina por su estabilidad política, económica y su alto nivel de vacunación contra el COVID-19.

Desde principios de año, el Ejecutivo ha desplegado un campaña para frenar la entrada irregular de extranjeros con un proceso de deportaciones con el que pretende expulsar a 1.500 migrantes durante 2021, amparándose en una nueva Ley de Migraciones más estricta promovida por el presidente Sebastián Piñera.

Esta medida ha recibido duras críticas de diversas organizaciones promigrantes como Amnistía Internacional y la ONU que alertaron que las expulsiones no cuentan con las garantías judiciales básicas.

Según el Departamento de Extranjería y Migración, hay 1,4 millones de migrantes en Chile, lo que equivale a más del 7 % de la población y los venezolanos son los más numerosos, seguidos de peruanos, haitianos y colombianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *