Jorge Arreaza, canciller de la dictadura venezolana (Foto: EFE/ Rayner Peña)

La dictadura de Nicolás Maduro condenó este jueves la celebración de la “Conferencia de donantes para la migración venezolana” y la donación de 954 millones de dólares de la comunidad internacional para asistir a los desplazados, que ya son más de cinco millones y medio.

“La sociedad venezolana observa hoy con indignación el desarrollo, en su nombre, de una nueva edición de la farsa mediática denominada ‘conferencia de donantes para la migración venezolana’, sin que se conozca el destino de los cuantiosos fondos anunciados, y supuestamente recaudados, en los últimos dos años para ese fin”, señaló Jorge Arreaza, canciller del régimen venezolano, en un comunicado.

“El mundo es testigo de una burda operación de propaganda política anti venezolana, que resulta además altamente rentable, a tenor de las propias declaraciones de los organizadores, que admiten haber recaudado hasta hoy, la nada despreciable suma de dos mil ochocientos millones de dólares, de cuyo destino, es necesario reiterar, se sabe poco o nada. Cabe destacar que las agencias de Naciones Unidas especializadas en materia migratoria y sus socios, se frotan las manos con la expectativa de contar con este jugoso presupuesto paralelo, fruto del sufrimiento de seres humanos inocentes”, agregó.

Arreaza justificó la ola migratoria de venezolanos a las sanciones impuestas por Estados Unidos y otros países de la comunidad internacional: “Los organizadores y participantes de tan sesgado encuentro, no se permiten una sola referencia a las medidas coercitivas unilaterales de Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, causantes de la crisis económica venezolana que empuja a grupos humanos hacia la experiencia de la migración”.

“La República Bolivariana de Venezuela condena el cinismo de esta caricaturesca convocatoria y exige a los gobiernos y organizaciones que participan en la tan evidente farsa, que cesen sus actos de agresión política, económica y comunicacional contra Venezuela, liberen los fondos y activos venezolanos y levanten el ignominioso bloqueo financiero y comercial que ellos mismo promueven o facilitan, contra la economía, la estabilidad y la paz del pueblo venezolano”, concluye el comunicado emitido por el canciller de la dictadura venezolana.

El comunicado de la cancillería chavista

El comunicado de la cancillería chavista

La Conferencia Internacional de Donantes en Solidaridad con los Refugiados y Migrantes Venezolanos celebrada este jueves logró el compromiso de países e instituciones de aportar 1.554 millones de dólares a esta crisis, de los que 954 millones serán donaciones y 600 millones créditos.

Además, Colombia se comprometió a conceder un estatus de protección temporal a 1,8 millones de migrantes mientras que otros países, como Perú, Ecuador, la República Dominicana y Estados Unidos, ofrecieron medidas similares de regularización de los desplazados.

La ministra de Desarrollo Internacional de Canadá, Karina Gould, país que organizó la conferencia junto con la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), destacó que este año seis nuevos países han acordado contribuir con fondos.

La cifra de donaciones es superior a la cifra alcanzada durante la anterior conferencia, celebrada el año pasado, cuando los compromisos se establecieron en 653 millones de dólares.

Gould, señaló a preguntas de la agencia EFE tras la conclusión de la conferencia, en la que participaron 46 países más instituciones como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que “podemos estar muy orgullosos del aumento de las donaciones que hemos conseguido hoy”.

Un aumento que, continuó, es “señal” del reconocimiento de esta “grave crisis” y de su “enorme impacto” en los países de la región. “Estoy muy satisfecha con el nivel de donaciones anunciadas hoy y desde luego estoy agradecida a todos los donantes, incluidos los seis nuevos así como los que han aumentado sus contribuciones con respecto a las del año pasado”, añadió.

Canadá anunció que destinará unos 93 millones de dólares a donaciones para la crisis mientras que Estados Unidos duplicó su contribución del año pasado para alcanzar unos 400 millones de dólares.

Más de cinco millones y medio de venezolanos se fueron del país en busca de un futuro mejor (Colprensa)

Más de cinco millones y medio de venezolanos se fueron del país en busca de un futuro mejor (Colprensa)

Por su parte, España se comprometió a conceder unos 59,5 millones de dólares de ayuda, contribución que se suma a otros 50 millones de euros comprometidos en 2020.

La contribución española fue anunciada por la ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, quien subrayó durante su intervención que “los países de acogida están dando una lección de solidaridad que merece todo nuestro apoyo: “Ésta es nuestra forma de decir al pueblo venezolano y a las comunidades de acogida en Latinoamérica que no les vamos a dejar solos. Siguen y seguirán contando con España”.

Filippo Grandi, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, también señaló que “el aumento de las contribuciones es muy bienvenido” y añadió que “es probable que se produzcan otros compromisos de contribuciones” en el resto del año: “Aunque no vamos a alcanzar el 100% de las necesidades, estamos mejorando con respecto a las contribuciones del año pasado, y eso es una buena señal”.

Por su parte, António Vitorio, el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), explicó de acuerdo a los datos de esta institución que “todavía se están produciendo flujos migratorios de Venezuela a los países de acogida”. “Anticipamos que los flujos seguirán aumentando durante el resto del año. Necesitamos estar preparados para dar respuesta a esos aumentos de gente desplazada”, apostilló.

Grandi también mostró su satisfacción por que Colombia, Ecuador, Perú, República Dominicana y Estados Unidos se hayan comprometido a iniciar la regularización de los desplazados y estimó en unos tres millones de personas, más de la mitad de la diáspora venezolana, la cifra que se beneficiará de estas medidas.

Las contribuciones entre donaciones y préstamos cubren la cifra que la semana pasada la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) solicitó de forma urgente para dar respuesta a la crisis. Entonces, ese organismo cifró en 1.440 millones de dólares la cantidad necesaria para asistir a los migrantes y refugiados venezolanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *