Entre el 6 y 8 de abril hubo 14 fallecimientos de personal del sector, en momentos en que el régimen de Nicolás Maduro suspendió la vacunación en el Hospital Vargas de Caracas, uno de los principales de la capital venezolana

Venezuela registra 456 muertes de personal sanitario a causa del COVID-19, luego de que entre el 6 y 8 de abril se sumaran 14 nuevos fallecimientos de trabajadores de este sector, denunció la ONG Médicos Unidos que también alertó sobre la necesidad de que se acelere la vacunación contra la enfermedad.

“Se recibe información de 14 nuevos fallecimientos de personal de la salud con criterios para COVID-19 para llegar a 456, mientras los voceros oficiales reportan 1.720 fallecidos totales en el país”, dijo la ONG en un mensaje en Twitter.

Agregó que “cada día sin vacunas acelera la emergencia humanitaria en Venezuela”.

Entre los fallecidos se encuentran diez médicos cirujanos identificados como María Elena Campos, Carlos Alberto Lucena, Fernando Vasetti, Daniel Micheli, Ana Mercedes Graffe de González, Argenis José Villalobos, Joaquín Vicente Hidalgo, Pedro Rafael Guillén, Yonfrank Echeverri y Renny Hernández.

Entre los otros cuatro fallecidos figuran los enfermeros Jorge García, Marcela Garrido, Martha Belmont y la auxiliar en enfermería Celina Nava.

“Nuestros reportes se basan en criterios clínicos, epidemiológicos, de radiodiagnóstico y de laboratorio al día y no necesariamente están incluidos en los reportes de los voceros oficiales”, remarcó la organización.

Los cinco estados con el mayor número de personal sanitario fallecido son Zulia (noroeste) con 82, Distrito Capital con 67, Carabobo (centro) con 41, Bolívar (sur) con 36 y Anzoátegui (este) con 30.

El resto de las 19 entidades registran un número de muertes menor a 30.

Según el régimen venezolano, 171.373 personas se han contagiado de COVID-19, de las cuales 1.720 han muerto.

El régimen de Maduro vacuna contra el COVID-19 a los que tienen el carnet de la patria/Captura de Pantalla Infobae

El régimen de Maduro vacuna a las personas que tengan el “Carnet de la Patria”

El régimen de Nicolás Maduro comenzó a vacunar contra el COVID-19 a las personas que tengan el “Carnet de la Patria”, denunciado por la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet, como un mecanismo de control social del chavismo. Esto ocurre en horas en que se suspendió la vacunación de los trabajadores de la salud en el Hospital Vargas de Caracas, uno de los principales de la capital venezolana.

Este viernes fue instalado un vacunatorio en el Consejo Municipal de Baruta para 500 personas que cuentan con el carnet. Georgette Topalián, dirigente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y presidenta del Consejo, dijo que se trata de un “plan piloto de vacunación dirigido a los adultos mayores” de la localidad.

En esta primera etapa fueron seleccionadas 500 personas mediante el sistema Patria”, reconoció a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, la concejal Alessandra Sánchez dio más detalles en la misma red social: “Los vecinos baruteños adultos mayores que fueron seleccionados para colocarse la vacuna fueron elegidos por un sorteo del sistema Patria. Acá nosotros (autoridades municipales) no tenemos nada que ver en esta selección de personas”, aclaró.

Luego, expresó: “A las personas que fueron seleccionadas les llegó un mensaje de texto el día de hoy, el cual dice lo siguiente: ‘Buen día, usted ha sido seleccionado para la jornada de vacunación por medio del Carnet de la Patria. Por favor, asistir al Concejo Municipal las Mercedes al frente de la policlínica. Confirma su asistencia’”

Suspendieron la vacunación en el Hospital Vargas de Caracas
El inicio de la vacunación a personas con el “Carnet de la Patria” se dio el día en que el régimen suspendió la aplicación de vacunas al personal médico del Hospital Vargas de Caracas.
Según informó el periódico El Nacional, una comisión de la Policía Nacional Bolivariana y personal del Ministerio de Salud arribaron al centro médico para informar que se suspendía la jornada.
Una larga fila de trabajadores sanitarios ya estaba en los pasillos a la espera de recibir la primera dosis de la Sputnik V cuando les informaron la noticia. Rusia envió 250.000 dosis de su antídoto y China 500.000 de la Sinopharm, que alcanzan para inocular a 375.000 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *