El Grupo Interagencial sobre Flujos Migratorios Mixtos estima que deberán atenderse las necesidades de 1,8 millones de personas, tanto los refugiados en el país cafetero y como los retornados a su país

El Grupo Interagencial sobre Flujos Migratorios Mixtos (GIFMM) señaló este martes que necesita 641 millones de dólares en 2021 para atender a los migrantes y refugiados venezolanos en Colombia, así como a los ciudadanos retornados.

El organismo, del que forman parte agencias de Naciones Unidas, diversas ONG y la Cruz Roja, señaló que esta suma es fundamental para ejecutar el Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes (RMRP, por su sigla en inglés) que busca “responder a las crecientes necesidades” de los venezolanos que huyeron de su país y ahora viven en Colombia.

“El Plan de Respuesta requiere el continuo y creciente compromiso de la comunidad internacional y el sector privado para responder a esta crisis”, afirmó el representante especial conjunto de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para los Refugiados y Migrantes Venezolanos, Eduardo Stein.

Agregó: “Los refugiados y migrantes venezolanos requieren nuestro apoyo colectivo más que nunca, tanto en términos de asistencia humanitaria urgente como en el desarrollo de aproximaciones que apunten a soluciones sostenible en el largo plazo”.

Según los datos de la Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), a noviembre de 2020 había 4,6 millones de refugiados y migrantes venezolanos en la región, de los cuales 1,7 millones están en Colombia.Fotografía tomada el pasado 17 de octubre en la que se registró a un grupo de ciudadanos venezolanos al cruzar por un paso ilegal fronterizo con Colombia, en Villa del Rosario (Colombia). EFE/Mario Caicedo/Archivo

Fotografía tomada el pasado 17 de octubre en la que se registró a un grupo de ciudadanos venezolanos al cruzar por un paso ilegal fronterizo con Colombia, en Villa del Rosario (Colombia). EFE/Mario Caicedo/Archivo

LA PRESIÓN DE LA PANDEMIA

Por la crisis derivada de la pandemia, muchos migrantes perdieron su sustento económico y vieron afectado el acceso a derechos y servicios básicos, como alimentos, agua, saneamiento y alojamiento.

Igualmente, han sido desalojados de algunos lugares y hay albergues que han superado el límite de su capacidad.

Este contexto ha hecho que se incrementen la violencia de género, los incidentes de xenofobia y los riesgos de estigmatización.

Es por ello que el Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes busca complementar y fortalecer los esfuerzos del Gobierno para proveer apoyo en salud, alojamiento, seguridad alimentaria, agua y saneamiento, protección, educación e integración.

“El Plan no solo contempla la respuesta humanitaria de emergencia, sino facilitar la integración social, cultural y económica; promover la estadía regular de la población venezolana en Colombia; y ofrecer asistencia para las comunidades de acogida”, agregó el GIFMM en un comunicado.

En 2021, el plan espera atender a 1,8 millones de personas, de las cuales 942.000 son venezolanos con vocación de permanencia, 173.000 colombianos y binacionales retornados, 102.000 personas en tránsito y 187.000 en movimientos pendulares, así como 395.000 de las comunidades de acogida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *