Según las cifras de la organización internacional, unas 100 personas han sido deportadas, mientras que un venezolano y un colombiano han fallecido en su intento de llegar a territorio chileno a pie

La ONU alertó que cientos de venezolanos intentan cruzar a Chile por la frontera con Bolivia, mientras que las autoridades chilenas han empezado a expulsar a los migrantes que cruzan de manera irregular.

Según las cifras de Naciones Unidas, unas 100 personas han sido deportadas, mientras que dos migrantes, un venezolano y un colombiano, han fallecido al intentar llegar a territorio chileno a pie a través del paso con Bolivia, el cual está a una altura que supera los 3.600 metros y donde hay temperaturas gélidas.

En paralelo, las cifras que ha recogido la Organización Internacional para las Migraciones en Chile indican que unas 100 personas intentan cruzar cada día.

Esta crisis migratoria que se vive desde el año pasado, debido al ingreso masivo especialmente venezolanos, motivó al gobierno chileno a aplicar medidas más drásticas entre las que destacan expulsiones y persecución a los denominados “coyotes”.

Para deportar a los migrantes, las autoridades de Chile los transportan hasta Iquique, donde cumplen una cuarentena preventiva por COVID-19 durante 14 días en residencias sanitarias con capacidad para 1.600 personas.Migrantes venezolanos en Colombia (Europa Press)

Migrantes venezolanos en Colombia (Europa Press)

No obstante, debido a que el número de migrantes que cruzan la frontera es mayor al de los cupos en las residencias sanitarias, muchos quedan varados en las localidades de Colchane, Huara y Pozo Almonte.

Ante esta situación, la OIM Chile ha establecido un campamento pequeño en un espacio brindado por Carabineros para albergar a los migrantes varados, entre los que la organización asegura haber identificado varios casos de niños y niñas indocumentados.

En el lado boliviano, una casa de acogida de migrantes ha denunciado que han detectado algunos casos de hombres que de manera reiterativa viajan por la misma ruta con mujeres extranjeras jóvenes.

Ante el aumento del tránsito de migrantes, la OIM establecerá un equipo de monitoreo para identificar los flujos migratorios, condiciones y necesidades humanitarias en la zona. El gobierno chileno ha dado mayores facultades a las fuerzas armadas para garantizar el cierre de las fronteras a estos grupos.

A partir del pasado 4 de febrero pasaron a estar autorizadas para actuar en la frontera, algo que hasta entonces hacía Carabineros. El gobierno chileno también puso en marcha una estrategia diplomática para intentar frenar el ingreso irregular. Entre las medidas, se le ha pedido a la Policía de Investigaciones de Chile (PDI) que inicie la coordinación con las policías colombiana, peruana, boliviana y ecuatoriana para desbaratar bandas dedicadas al paso ilegal de migrantes.

Además, la cancillería chilena contactó a los ministerios de relaciones exteriores de los países mencionados para formar una mesa de trabajo que permita acuerdos para combatir el tráfico de migrantes bajo las reglas del Convenio de Palermo.

Según la PDI, hasta diciembre del 2020 se registraron 13.000 denuncias por extranjeros que ingresaron a Chile por lugares no habilitados, entre enero y noviembre de este año. La cifra entregada por la policía civil es un 69% mayor que la del 2019 en el mismo periodo, cuando se identificó a 8.084 personas en esta situación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *