Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este miércoles que la vacuna Abdala contra el coronavirus desarrollada por Cuba no cuenta con autorización de uso de emergencia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Durante la conferencia de prensa semanal del organismo, Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, pidió a las autoridades cubanas que publiquen los datos de la vacuna “en revistas científicas”. Además, luego de que la dictadura venezolana anunciara esta semana que comenzó a aplicar esa fórmula, el doctor brasileño remarcó la importancia de que se informe sobre el procedimiento de evaluación y autorización en el país.

“Sería muy importante que los productores de la vacuna Abdala pudiesen, si terminaron todos los procesos de fase 1, 2 y 3, publicar estos datos en revistas científicas para que de una manera pública la comunidad científica pueda también evaluar y conocer estos datos”, señaló Barbosa.

El subdirector de la OPS explicó que, si las autoridades cubanas tienen intención de ofrecer su vacuna para que sea incluida en el mecanismo Covax, “tienen que solicitar la autorización de uso de emergencia de la OMS”. “Para eso, va a ser necesario una inspección para certificar que la producción está de acuerdo con las buenas prácticas de fabricación de vacunas, y también una evaluación completa y detallada de todos los ensayos clínicos de fase 1, 2 y 3”.

Luego de que Venezuela anunciara que comenzó a aplicar la vacuna Abdala a su población, Barbosa aclaró que cada país tiene independencia de decisión, pero aclaró: “Para no tener prejuicios o restricción a ninguna vacuna, siempre recomendamos que las autoridades reguladoras de los países puedan brindar información de manera muy transparente para su población, que evaluaron cómo fue el proceso de evaluación (y) cuál es la situación de la autorización”.

Una enfermera prepara una vacuna Abdala, en uno de los consultorios vacunatorios del este de La Habana (Foto: EFE/ Yánder Zamora)

Una enfermera prepara una vacuna Abdala, en uno de los consultorios vacunatorios del este de La Habana (Foto: EFE/ Yánder Zamora)

“Es muy importante para garantizar que las personas, las comunidades, conozcan todo lo que está pasando. De nuestra parte, vamos a aguardar la publicación de los datos, y también la revisión que va a hacer la OMS si el productor va a solicitar su inclusión como una vacuna que puede tener la autorización de uso de emergencia”, añadió.

Las autoridades venezolanas comenzaron el martes a vacunar a la población con la candidata vacunal cubana Abdala. Un lote donado por La Habana llegó a Venezuela en días recientes y fue incorporado al plan de vacunación masiva del régimen. Ambos países suscribieron un contrato para el suministro de 12 millones de dosis en los próximos meses.

Algunos venezolanos y sectores de la oposición habían expresado reserva sobre la falta de información de la campaña de vacunación y el hecho de que Abdala no ha sido avalada por instituciones como la Organización Mundial de la Salud.

El equipo de comunicación del presidente interino Juan Guaidó cuestionó la inclusión de la vacuna cubana mientras se desconocen sus datos científicos: “Ahora los venezolanos estamos en total indefensión y sin posibilidad de elección ante la imposición del producto biológico Abdala, sin aprobación de la OMS. Exigimos vacunas aprobadas para todos”.

La presidenta del Colegio de Enfermería de Caracas, Ana Contreras, rechazó este martes el uso en Venezuela de la vacuna cubana en pruebas, y pidió que los ciudadanos no sean utilizados como “ratones de laboratorio”. “Los venezolanos no somos ratones de laboratorio. Si alguien quiere participar en este ensayo experimental, con este prototipo de vacuna Abdala, debe dejar por escrito su consentimiento”, expresó Contreras en una rueda de prensa.

La doctora venezolana indicó que las autoridades chavistas “pretenden imponer un prototipo que no ha cumplido con el rigor científico” y recordó que, por el mecanismo “Covax, entraría en el país una vacuna certificada”, pero “fue rechazada por el Gobierno”. La vacuna AstraZeneca, que iba a llegar a Venezuela a través del mecanismo Covax, no fue autorizada por las autoridades.

Según dijeron las autoridades cubanas la semana pasada, su inmunizante tiene una eficacia de 92,28%, y contempla un esquema de tres dosis separadas por 14 días.

Las dictaduras de Venezuela y Cuba firmaron un acuerdo para el envío de 12 millones de vacunas Abdala a Caracas (Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini)

Las dictaduras de Venezuela y Cuba firmaron un acuerdo para el envío de 12 millones de vacunas Abdala a Caracas (Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini)

“La eficacia con tres dosis de Abdala será un suceso que multiplicará el orgullo”, tuiteó el dictador cubano Miguel Díaz-Canel la semana pasada, un poco antes de que se diera a conocer el resultado del estudio. Este dato fue anunciado, sin más detalles, en el programa Mesa Redonda de la televisión estatal. De esta forma, no se especificó cuántos positivos fueron reportados entre los voluntarios que recibieron el placebo y cuántos participantes se infectaron habiendo recibido la fórmula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *