La estatal PDVSA redujo sus estimaciones a 374.000 barriles por día a partir del miércoles por la falta de compradores internacionales y el exceso de almacenamiento que ha obligado a cerrar campos en todo el país


La producción de petróleo en Venezuela, el país con las mayores reservas de crudo del mundo, ha caído a un mínimo no visto desde hace 75 años, al tiempo que las sanciones de Estados Unidos continúan paralizando las exportaciones del país.

La compañía petrolera estatal venezolana, Petróleos de Venezuela SA, redujo sus estimaciones de producción a 374.000 barriles por día a partir del miércoles, según un documento visto por Bloomberg. Se trata de un nivel sin precedentes desde 1945. Su caída es el resultado de las sanciones de Estados Unidos que han ahuyentado a la mayoría de los compradores internacionales del crudo venezolano, lo que ha ocasionado un exceso de almacenamiento que ha obligado a cerrar campos en todo el país.

La estimación de producción de PDVSA es un 57% menor que la producción planificada, según el documento. La proyección, que tiene en cuenta los registros de rendimiento de los pozos petroleros, también es un marcado contraste con la producción de 550.000 barriles por día informada por fuentes secundarias a la OPEP en mayo. Un funcionario de prensa de PDVSA declinó hacer comentarios.

La caída se produce en medio de una mayor presión del Gobierno de EEUU, mientras el Departamento del Tesoro amenaza con sancionar 50 buques, además de la prohibición previa a las compañías navieras que transportan crudo de Venezuela, incluidos barcos que pertenecen a PDVSA y comercian con Cuba.

La Franja del Orinoco, que alguna vez fue prolífica, ha sido la más afectada, con una caída esperada de 79% en la producción, según el documento. La producción en los campos de crudo ligero de la cuenca de Maracaibo ha caído 45%.Imagen de archivo de un trabajador petrolero caminando junto a plataformas perforadoras en un campo de crudo operado por la estatal venezolana PDVSA, en la Franja del Orinoco, en el estado de Monagas, Venezuela (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

Imagen de archivo de un trabajador petrolero caminando junto a plataformas perforadoras en un campo de crudo operado por la estatal venezolana PDVSA, en la Franja del Orinoco, en el estado de Monagas, Venezuela (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins)

El impacto ha afectado a las empresas conjuntas de PDVSA, como Petrozamora, con GBP Global Resources NV, en la cuenca de Maracaibo, según personas familiarizadas con el asunto que pidieron no ser identificadas porque la información no es pública. PDVSA cerró los campos petroleros de empresas conjuntas en Bachaquero y Lagunillas esta semana, debido a la falta de buques que transporten crudo en el área, dijeron.

Petrozamora, uno de los campos más productivos de Venezuela en el país, bajó a 28.000 barriles por día el miércoles, en comparación con 94.700 barriles por día hace un año, dijeron las personas. Boscan, dirigida por PDVSA y Chevron Corp., detuvo la producción a principios de mayo, dijo una persona.

La producción en la empresa conjunta entre Chevron y PDVSA, Petropiar, en la Franja del Orinoco, ha caído 70% desde enero a 30.000 barriles por día, dijo una persona.

Chevron difirió las preguntas sobre sus empresas conjuntas en Venezuela a PDVSA, dijo el portavoz Ray Fohr en un correo electrónico.

Es poco probable que la situación se resuelva pronto. Dos buques que debían recoger crudo recientemente cancelaron los planes, según una de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *