La Unión Europea sancionó a Luis Parra y otros miembros del régimen de Nicolás Maduro

Luis Parra se autoproclamó presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela el pasado mes de enero

El diputado venezolano, vinculado con la corrupción chavista, intentó tomar el poder de la Asamblea Nacional venezolana el pasado mes de enero. Otros 10 funcionarios de la dictadura fueron incluidos en la lista

La Unión Europea (UE) sancionó este lunes a Luis Parra y a otros diputados de la Asamblea Nacional (AN) que, bajo las órdenes del dictador Nicolás Maduro, intentaron tomar el control del órgano legislativo venezolano el pasado mes de enero, y así arrebatarle el cargo a Juan Guaidó, quien es reconocido presidente interino del país por más de 60 países.

La medida del bloque europeo tiene lugar semanas después de que el gobierno de Estados Unidos aplicara sanciones contra Parra, Conrado Pérez Lineares y Adolfo Superlano. “Todos aquellos que acepten sobornos y alimenten la corrupción deben rendir cuentas”, indicó la embajada de Estados Unidos en el país caribeño a la hora de realizar el anuncio.

La elección de Parra ha cobrado actualidad a raíz de una reciente resolución del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) chavista en la que lo respalda como jefe del Parlamento, algo que tanto Guaidó como sus aliados internacionales, incluidos Estados Unidos y la Unión Europea, han rechazado.

La cuestión de quién ocupa la Presidencia de la Asamblea Nacional es de suma importancia en la actual coyuntura en Venezuela, puesto que Guaidó basa su legitimidad como presidente encargado del país en el cargo de titular del Palacio Legislativo. Si perdiera este último, perdería también el primero.

El pasado mes de diciembre Luis Parra, por entonces diputado por el partido opositor Primero Justicia (PJ), junto a otros seis parlamentarios, fue señalado de haber estado involucrado en una trama de corrupción en el marco del programa de las cajas alimentarias CLAP.

Además de Parra, José Gregorio Noriega, José Brito, Adolfo Superlano y Conrado Pérez (principales), Leandro Domínguez y Jesús Gabriel Peña (suplentes), fueron acusados tras un informe del portal Armando.Info.

De acuerdo a las acusaciones, los parlamentarios utilizaron su rol en la Comisión de Contraloría para favorecer a Alex Saab, el colombiano señalado por EEUU como testaferro de Nicolás Maduro, y su red empresarial detrás del programa CLAP, que distribuye comida subsidiada en Venezuela.

Tras conocerse esta información, la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, denunció que los siete diputados fueron comprados por el régimen chavista para formar parte de la “Operación Alacrán”, cuyo objetivo era sumar voluntades para impedir la reelección de Juan Guaidó como presidente del Parlamento en la elección de este domingo.

Share this...

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*