Foto de una jornada de vacunación en Venezuela (EFE/ Rayner Peña/Archivo)

La Academia Nacional de Medicina de Venezuela y organismos similares de múltiples sectores del país manifestaron su preocupación ante la anunciada utilización de un candidato vacunal denominado Abdala en las jornadas de vacunación convocadas a través de los canales y redes del Estado para llevar a cabo la inmunización de los venezolanos.

“El candidato vacunal de desarrollo y fabricación cubana denominado Abdala no cuenta aún con la aprobación de los organismos internacionales competentes en la materia, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) ni de ninguna otra agencia regulatoria de medicamentos en el país, como tampoco de la evaluación por pares internacionalmente reconocidos. Por tratarse de un producto experimental, no debe aplicarse a la población general, ya que no hay información de su eficacia en la protección contra el SARS-COV-2 así como tampoco su inocuidad”, manifestaron las entidades en un comunicado conjunto.

“De acuerdo a los protocolos universalmente aceptados y aprobados por comités de bioética, el uso de productos experimentales solo puede hacerse en grupos pequeños de personas que han dado libremente por escrito su consentimiento, después de ser informados sobre los riesgos”, continuó el escrito.

Foto de archivo ilustrativa de una enfermera con un vial de la vacuna Abdala en La Habana.
Jun 23, 2021. REUTERS/Alexandre Meneghini

Foto de archivo ilustrativa de una enfermera con un vial de la vacuna Abdala en La Habana.
Jun 23, 2021. REUTERS/Alexandre Meneghini

Y agregó: “El empleo del candidato vacunal Abdala en el programa de vacunación en Venezuela, anunciado por el gobierno, a través de la Vicepresidencia ejecutiva, al suscribir un contrato con Cuba, destinado a la adquisición de 12 millones de dosis, viola los más elementales principios éticos, y desacata un plan de vacunación que se ha insistido se debe elaborar con la asesoría de las academias, instituciones especializadas y expertos en la materia, en conjunto con la OPS. Estos esfuerzos han sido infructuosos tal y como se constata de los resultados de la mesa técnica. Adicionalmente esta situación desacata el marco regulatorio legal vigente en el país”.

Luego indican que “la grave situación de la pandemia en nuestro país demanda un plan de vacunación masiva con productos de eficacia comprobada, como único recurso para frenar el gran número de complicaciones y muertes que está ocasionando actualmente la pandemia del COVID-19″.

Firmaron el documento, con fecha del 30 de junio, los siguientes profesionales: Dr. Horacio Biord Castillo, Presidente de la Academia Venezolana de la Lengua; Dra. Carole Leal Curiel, Directora de la Academia Nacional de la Historia; Dr. Enrique López Loyo, Presidente de la Academia Nacional de Medicina; Dr. Julio Rodríguez Berrizbeitia, Presidente de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales; Dra. Mireya R. Goldwasser, Presidente de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales; Dra. Sary Levy-Carciente, Presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas; y el Ing. Eduardo Buroz, Presidente de la Academia Nacional de la Ingeniería y el Hábitat.

La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, habla durante una rueda de prensa (EFE/Rayner Peña R.)

La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, habla durante una rueda de prensa (EFE/Rayner Peña R.)

El Colegio de Enfermería de Caracas también rechazó la Abdala

La presidenta del Colegio de Enfermería de Caracas, Ana Contreras, rechazó este martes el uso en Venezuela de la vacuna cubana en pruebas Abdala, que ha generado diversas críticas en el país, y pidió que los ciudadanos no sean utilizados como “ratones de laboratorio”.

Los venezolanos no somos ratones de laboratorio. Si alguien quiere participar en este ensayo experimental, con este prototipo de vacuna Abdala, debe dejar por escrito su consentimiento”, expresó Contreras en una rueda de prensa.

Según Contreras, en Venezuela “pretenden imponer un prototipo que no ha cumplido con el rigor científico” y recordó que, por el mecanismo “Covax, entraría en el país una vacuna certificada”, pero “fue rechazada por el Gobierno”.

La vacuna AstraZeneca, que iba a llegar a Venezuela a través del mecanismo Covax, no fue autorizada por las autoridades.

Venezuela recibió la semana pasada un primer lote de la Abdala. Sin embargo, las autoridades no detallaron cuántos de estos fármacos contra el COVID-19 llegaron al país.

La vicepresidenta ejecutiva, Delcy Rodríguez, dijo entonces que su país suscribió un contrato con Cuba para el “suministro de 12 millones de vacunas Abdala” que estarán llegando al país “en los próximos meses”.

La llegada de la Abdala ha generado diversas críticas en el país, encabezadas por la de la ONG Médicos Unidos de Venezuela, que ha pedido al régimen de Nicolás Maduro que revise su decisión de incluirla “como mecanismo de prevención del COVID-19”, bajo el argumento de que aún no ha sido autorizada por la Organización Mundial de la Salud.

El comunicado de las academias de medicinas de Venezuela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *