Nicolás Maduro dijo que los TANCOL (Terroristas Armados Narcotraficantes Colombianos) han “venido infiltrándose en territorio venezolano”, que “son grupos de 20, 30 y hasta 100 personas que los entrenan en Colombia y los meten en la frontera para diezmar la seguridad interna, traficar cocaína y preparar ataques”.

Sin embargo, nadie a todo lo largo y ancho de la frontera ha oído hablar de los Tancol. Las personas que han detenido como parte de los Tancol viven desde hace años en territorio venezolano, tienen casa, familia, incluso uno de ellos posee un hotel en El Nula del estado Apure. Todo pareciera una estrategia para encubrir que sí hay ELN y dos FARC en territorio venezolano.

En realidad, a las personas que detienen, los funcionarios les mencionan que van presos por estar relacionados con Tancol, por lo que uno de ellos dijo indignado: ¿tráigame aquí a ese individuo y que me diga en mi cara cuándo he tenido relación con él”. Otro murmuró en el momento en que era detenido: “yo nada tengo que ver con tacol, ni siquiera sé dónde venden eso”.

Si algo demuestra que es un invento la existencia de Tancol es que, si tomamos en cuenta que la explicación de Maduro habla de personas organizadas que llegan desde Colombia e ingresan a la frontera, entonces cómo se explica la detención de Edgar Vanegas (con cedula V-14.707.023), Edgar García Contreras (9.369.083), Carlos Silva (20.898.552) y Henry Sánchez Moreno (V-10.179.387).

No solo son ellos, son muchos, a quienes la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim) ha detenido entre productores y ganaderos de la zona limítrofe entre Apure y Táchira: El Nula, El Piñal. Naranjal, entre otros. Les han imputado Terrorismo y Asociación para Delinquir.

Hay que preguntarse, ¿cómo se va a formar un grupo cuando hay vigilancia del Ejército de Liberación Nacional (ELN), de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), sea Segunda Marquetalia (Santrich-Márquez) o Décimo Frente (Gentil Duarte), así como de las Fuerzas Bolivariana de Liberación o Fuerzas Patrióticas de Liberación Nacional (FBL/FPLN) en todos los rincones del territorio venezolano en la frontera?

La guerrilla ELN y FARC ejecutan actos de adiestramiento, extorsión, secuestro y narcotráfico en Venezuela

La guerrilla ELN y FARC ejecutan actos de adiestramiento, extorsión, secuestro y narcotráfico en Venezuela

Un funcionario militar, en conversación con Infobae, confesó que están conscientes que “no existe ese grupo Tancol, pero la información que recibimos para que las detengamos es que esas personas tienen relación con las FARC del Décimo Frente, que han dado refugio a los guerrilleros, incluso alimentos”.

Ante la pregunta de ¿por qué no detienen directamente a los guerrilleros que muchas veces obligan a los productores o dueños de fincas a darles alimentos, a refugiarlos en sus fincas, incluso los chantajean y los extorsionan? La respuesta del oficial es “usted tiene razón, pero por algún lado hay que empezar y es detener a quienes auxilian a la guerrilla”. Al insistirle en que no obedecer a la guerrilla, cuando llega a las fincas, casas o negocios de los habitantes de la frontera, es sinónimo de muerte, responde: “yo lo sé, pero en la Fuerza Armada estamos conscientes que alguien debe pagar por los soldados muertos en Apure”.

Detenidos

El viernes 24 de septiembre presentaron en Caracas, ante el Tribunal 3 de Control con Competencia en Terrorismo, a cuatro de esas personas, a quienes detuvieron, sin orden de aprehensión; los funcionarios que los detienen pertenecen a la DGCIM del estado Táchira. Dos de los detenidos se encontraban en sus respectivas viviendas.

El viernes 17 apresan al ganadero y productor agropecuario Edgar García Contreras cuando regresaba de su finca hacia la ciudad de Barinas; transitaba por la vía entre El Piñal (Táchira) y El Nula (Apure) cuando se detiene a orinar. Una comisión de la Dgcim lo detiene, sin ningún tipo de orden.

En el caso de Henry Sánchez, estaba en su propiedad Nula Hilton, cuando el domingo 19 de septiembre, mientras almorzaba con su esposa e hija, se le presentó la DGCIM y se lo llevó. Ese mismo día detienen al joven agricultor Edgar San Juan, quien estaba en una fiesta en El Piñal.

El lunes 19, cuando el joven obrero Carlos Silva se encontraba es su humilde vivienda en la zona Mesa de Balza, los funcionarios de inteligencia militar lo detuvieron.

Este es Carlos Silva, uno de los detenidos en El Nula.

Este es Carlos Silva, uno de los detenidos en El Nula.

La violación al debido proceso y a ser juzgados por los jueces naturales se evidencia cuando los detenidos no son presentados en los Tribunales de Apure, sino llevados a los tribunales de San Cristóbal, estado Táchira, que declinan la competencia y los trasladan a Caracas.

Así será de irregular el hecho que los presentan en Caracas sin que ningún tribunal esté conociendo algún caso similar.

La Juez Tercera de Terrorismo, Luisa Rene Garrido Traspalacio, a petición de la Fiscalía 83 Nacional del Ministerio Público, los imputó por delitos de Terrorismo y Asociación para Delinquir, quedando privados de libertad. La juez Garrido Traspalacio es la misma que determinó privativa de libertad contra el activista de Fundaredes, Javier Tarazona.

Lo ocurrido con las detenciones de los señalados por formar parte de Tancol ha causado alarma en las Asociaciones de ganaderos y productores agropecuarios, ante lo que temen sea cacería de ganaderos y hacendados de la zona a quienes pretenden involucrar estos hechos con el inventado grupo.

Lo que dijo Maduro

Si Tancol, como dijo Nicolás Maduro, significa Terroristas, Asesinos y Narcotraficantes Colombianos, cómo es que él se apresura a decir que “no son ni guerrillas, ni seudoguerrillas, ni paracos, son los TANCOL, terroristas, armados, narcotraficantes de Colombia. Y esos grupos TANCOL han venido infiltrándose en territorio venezolano”.

Fotografía cedida por la oficina de Prensa del Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano Nicolás Maduro (c), y a la primera dama Cilia Flores (d), durante un acto de Gobierno en Caracas (Venezuela). EFE/Prensa Miraflores

Fotografía cedida por la oficina de Prensa del Palacio de Miraflores que muestra al presidente venezolano Nicolás Maduro (c), y a la primera dama Cilia Flores (d), durante un acto de Gobierno en Caracas (Venezuela). EFE/Prensa Miraflores

Llama la atención el énfasis que coloca para alertar “a toda la fuerza militar de Venezuela, los jefes militares, a declararle la guerra a los TANCOL, ir por ellos y sacarlos del país, capturarlos, y juzgarlos. Acabar esa amenaza a la seguridad y a la paz de Venezuela”.

Según describió “son grupos de hasta cien entrenados en Colombia, financiados en Colombia, que los meten en la frontera para diezmar la seguridad interna, atacar al pueblo, traficar la cocaína colombiana, y para prepararse para ataques a objetivos militares, policiales, políticos, populares”.

Pidió el apoyo del pueblo de Venezuela, del poder popular, de las comunas, los líderes, las familias venezolanas “para identificar a estos grupos terroristas armados, narcotraficantes de Colombia, estén donde estén, para que vayan nuestras fuerzas militares y los extirpen como un tumor, los saquen del territorio nacional”.

Parece contradictorio que Maduro, obviando la presencia de la guerrilla y la relación que las FARC como el ELN tienen con el narcotráfico, insista en que “solo con la paz y la seguridad seguiremos profundizando el esfuerzo de recuperación del país y remontar la cuesta de las sanciones y el bloqueo criminal contra la economía. Profundizar la democracia, la libertad y la constitución de la República”.

El tema lo refirió en el XVI Aniversario del Comando Estratégico Operacional de la FANB (CEOFANB), acto que estuvo bastante gris, y donde se refirió a que desde el vecino país “la estrategia de la oligarquía de Colombia es infiltrar en nuestro país grupos terroristas armados, narcotraficantes de Colombia. Conocidos como TANCOL”. Los jefes militares en el evento demostraron más incertidumbre que certeza de lo dicho por el mandatario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *