La Casa de Nariño había repudiado la detención de sus ciudadanos y aseguró que transportaban ayuda humanitaria para comunidades indígenas

El régimen de Nicolás Maduro confirmó este miércoles que detuvo bajo la acusación de contrabando y a fin de realizar “indagaciones complementarias” a tres ciudadanos colombianos en un río fronterizo por el que, según el Gobierno de Colombia transportaban ayuda para comunidades indígenas.

El Ejecutivo venezolano detalló en un comunicado que los tres colombianos fueron detenidos por un grupo de militares de patrullaban la zona “para detectar y combatir incursiones paramilitares y mercenarias desde Colombia, así como el contrabando de combustible y material estratégico”.

Los militares venezolanos inspeccionaron la embarcación “Cejal I” en el sector Caño Guzmán, en territorio venezolano, y hallaron 47 bolsas de comida, 45 kilos de material metálico, que se presume es cobre, y 38 tambores para el trasiego de gasolina, agregó la información.

“Ante esta evidencia, la embarcación y sus tripulantes fueron conducidos hacia la población de Maroa (en el estado Amazonas), a fin de realizar indagaciones complementarias”, siempre según la información del Gobierno de Venezuela.

El comunicado es también una respuesta a la denuncia que hizo la Cancillería colombiana horas antes, que calificó las detenciones de “arbitrarias” y aseguró que sus connacionales trasladaban ayudas humanitarias donadas por el Consejo Noruego para Refugiados (CNR) a las comunidades indígenas de la zona.El presidente de Colombia, Iván Duque (Cortesía de la Presidencia de Colombia/vía REUTERS)

El presidente de Colombia, Iván Duque (Cortesía de la Presidencia de Colombia/vía REUTERS)

Según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, las detenciones se produjeron “en inmediaciones del río Negro, entre San Felipe y Puerto Colombia” en el departamento de Guainía, y en la embarcación había 73 kits de aseo y 73 paquetes de comida.

Pero el régimen de Venezuela puso en duda esta versión al advertir que le llamaba la atención que el Consejo Noruego para Refugiados y la Cruz Roja de Colombia hubieran puesto en riesgo “la posible condición humanitaria” al contratar un transporte que es “indubitablemente” usado con “propósitos delictivos”.

Venezuela y Colombia, que comparten una extensa y porosa frontera, no tienen relaciones diplomáticas desde el 23 de febrero de 2019, cuando fueron rotas por el régimen de Nicolás Maduro durante el intento del líder opositor Juan Guaidó de ingresar una caravana con donaciones desde la ciudad de Cúcuta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *