La violencia que se vive en la Cota 905 y La Vega ha afectado a miles de familias, por lo que muchos han tenido que abandonar sus hogares, convirtiéndose así en desplazados en su propia ciudad.

Una de esas habitantes, es Juana Estrada, quien vive en la parte de alta de la parroquia La Vega, quien participó en la rueda de prensa virtual ofrecida por oenegés venezolanas y defensores de DDHH, en la cual compartió su testimonio.

Juana Estrada, habitante de la parroquia La Vega. Foto: captura de pantalla

«Muchas madres han perdido sus hijos, muchas tienen miedo. Hay que salir y hablar. Me preocupa el futuro de los niños en Venezuela. Siento tristeza porque tenemos miedo”, señaló.

Asimismo, Estrada señaló su preocupación por la crianza que están recibiendo los niños de los sectores afectados por los recurrentes enfrentamientos.»No lo dejamos salir de la casa para jugar afuera, por el miedo que tenemos». 

VIOLENCIA EN LA VEGA: ¿TOQUE DE QUEDA?

A su vez, explicó que las madres sienten miedo cuando sus hijos salen a estudiar o a trabajar, al señalar que cuando ya son las seis de la tarde comienzan a «sentir miedo» si no han llegado a casa. 

Además, afirmó que no solo las madres sufren, sino también los padres, sobre todo aquellos cuyos hijos han sido asesinados.

Te puede interesar: SANGRE, MUERTOS,  UN VALLE DE BALAS: CARACAS, LA CIUDAD QUE VIO NACER 

A pesar de la situación, la señora Estrada manifestó su agradecimiento por el apoyo de esta organizaciones sociales e hizo énfasis en la necesidad de visibilizar esta realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *