Mujeres venezolanas protestaron este viernes en la sede del Programa de las Naciones Unidas ubicada en Caracas para exigir vacunas certificadas; y rechazar la aplicación de la Abdala en los niños.

«Nuestros hijos no, nuestros niños no se tocan. Estamos aquí protestando por sus derechos y exigiendo que se traigan vacunas certificadas; pero no somos experimento», indicó Johanna Peñalver, representante de la Asociación de niños autistas de Venezuela.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR: LOS ERRORES EN EL DOCUMENTO DE CONSENTIMIENTO QUE VENEZOLANOS FIRMAN PARA RECIBIR LA VACUNA ABDALA 

Asimismo, apuntó que el Frente Amplio de Mujeres entregó un documento a la comisionada de la ONU en el país en el que se abordó el anuncio realizado por Nicolás Maduro de aplicar la vacuna cubana Abdala.

«Esta vacuna todavía no está certificada y pretenden tomar al pueblo de experimento; sobre todo haciendo alocución sobre los niños y adolescentes del país. Eso nosotros no lo vamos a permitir. Estamos exigiendo nuestro derecho a la vida, a la salud y a una educación segura», señaló Peñalver.

LA ABDALA NO HA SIDO APROBADA POR LA OMS Y MADURO NO PUEDE TOMAR A LA LIGERA LEVANTAR LA FLEXIBILIZACIÓN

Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, expresó que para decretar una flexibilización ampliada se debe vacunar al 70% de la población en el país.

«Estas variantes del COVID-19 son de alto contagio y sería una irresponsabilidad eliminar el 7+7. En Carnaval se suspendió y aumentaron los casos de manera peligrosa. Estas medidas no pueden tomarse a la ligera», aseveró.

A su juicio, la pandemia en Venezuela se ha manejado con «criterios políticos y no científicos. No hay un plan de vacunación transparente y accesible».

Asimismo, se refirió a la propuesta de Nicolás Maduro de vacunar a los niños y adolescentes venezolanos con la Abdala para el regreso a clases.

«Nicolás Maduro dijo que en Cuba se está realizando un ensayo clínico con niños entre 3 y 16 años; y que si resultaba un éxito él lo iba a aplicar en Venezuela. Yo le digo a él que para que un prototipo pueda tener el nivel de vacuna; la eficacia que demuestra en la fase 3 debe ser publicada en una revista científica y avalada por organismos como la OMS; y cuando tenga la autorización certificada se puede aplicar», dijo.

Sin embargo, acotó que en ningún país del mundo se está vacunando a niños y adolescentes. «Para protegerlos a ellos debe vacunar al 70% de la población adulta para cortar el contagio; y de esta manera se pudiera activar el aparato productivo del país».

Además, añadió que actualmente el sector salud ha registrado casi 680 fallecidos por COVID-19: «No tenemos equipos de bioseguridad, 60% de nuestros hospitales están sin servicio de agua, hay unos que se han quedado sin oxígeno».

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *