Miembros de las Fuerzas de Acción Especial patrullan las calles del barrio Cota 905 durante los enfrentamientos armados con miembros de la banda criminal Koki en Caracas (Reuters)
Miembros de las Fuerzas de Acción Especial patrullan las calles del barrio Cota 905 durante los enfrentamientos armados con miembros de la banda criminal Koki en Caracas (Reuters)

Lo sucedido con la banda criminal de alias El Koki, en el marco de la Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro, según el nombre que le dio la Ministra de Interior y Justicia, almirante Carmen Teresa Meléndez Rivas, que convirtieron a Caracas en un gran teatro de guerra, les dio un triunfo, aunque no contundente, a las fuerzas policiales. Ante ello cabe preguntarse si Venezuela está demostrando que tiene una fuerza policial mejor preparada para enfrentar a las bandas criminales, que una Fuerza Armada para enfrentar a la guerrilla.

Mujeres pedían a la policía alejarse del lugar

Dos hechos relevantes; el primero es que las bandas criminales, aunque estén en un sitio privilegiado para un enfrentamiento, y muy bien armadas, como ocurría con la de Carlos Luis Revete alias El Koki, no cuenta con la preparación, el entrenamiento, la estrategia y la operatividad que ha caracterizado a la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) curtida en 58 años de guerra contra el Ejército colombiano, aunque el Plan Colombia, y después el Acuerdo de Paz, las minimizó. La banda del Koki está muy lejos de ser el peligroso ejército irregular que sí es la guerrilla.

El segundo aspecto para considerar, pero el más importante y que fue determinante en los resultados que hubo en Apure con el de Caracas, fue el apoyo que el régimen dio, para exterminar a la banda del Koki, a los cuerpos policiales, Cicpc (Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas) y Policía Nacional (PNB) con las FAES (Fuerzas de Acciones Especiales, ahora DIE), y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) componente que tiene la dualidad de funciones, porque además de militar es policial.

MG Estrada Paredes, comandante de la PNB

MG Estrada Paredes, comandante de la PNB

Es decir, la orden fue dar todo el respaldo del Estado para acabar con la banda de El Koki y, aun así, el triunfó no fue contundente, porque las principales cabezas de la banda criminal, El Koki, El Garbi y El Vampi, lograron huir dejando abandonado armamento y municiones.

La Ministra Meléndez Rivas acompañada de la Vicepresidente Delcy Eloína Rodríguez Gómez, ofreció un reporte de lo sucedido, donde fue más evidente lo que ocultó que la información que aportó. Entre lo más relevante está la muerte de tres efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y un sargento de la GNB.

“70 horas”, dijo la ministra de Interior y Justicia, que fue el tiempo de desarrollo de la Operación Guaicaipuro, participaron “tres mil uniformados”. El comandante de la PNB, MG (GNB) Elio Ramón Estrada Paredes habló de más de 20 kilos de cocaína, que la banda producía “en su laboratorio de la zona” y señaló que poseían lanzagranadas, fusiles de asalto y otros armamentos.

Es importante destacar que algunas de las acciones que se desarrollaron en apoyo a la operación contra la banda de El Koki, estuvo en las comunicaciones, se cortó el sistema eléctrico en la zona, se cerraron las autopistas y vías de acceso hacia el territorio de la banda y se ofreció recompensa de hasta medio millón de dólares por la captura de los jefes de la organización criminal.

La recompensa por alias El Koki que inexplicamente escapó de la zona que controlaba

La recompensa por alias El Koki que inexplicamente escapó de la zona que controlaba

Aunque el triunfo fue parcial significó un aliento moral para los funcionarios policiales y le permite a la almirante Meléndez Rivas exhibir que retomaron el control del territorio que tenía El Koki en la populosa barriada caraqueña.

Los funcionarios hicieron videos y fotografías en el lugar de los hechos, queriendo dejar plasmada su participación; al fin y al cabo era un triunfo mostrar cómo entraron a la guarida de lo delincuentes, cómo destruyeron sus trincheras, y aunque enseñaron algunas de las cosas que encontraron, se aseguraron de ocultar las más sensibles.

Aunque no eran los cuerpos de El Koki, El Vampi o El Garbi, filtraron las fotos de los sesos esparcidos, parte de los cuerpos desnudos y los rostros visibles de algunos de los miembros de la banda, para que se difundieran en redes.

Gran cantidad de municiones que tenía la banda del Koki

Gran cantidad de municiones que tenía la banda del Koki

Por eso Meléndez Rivas no tardó en salir a contar la hazaña, a la cual se plegó Delcy Rodríguez, porque como en todas las batallas a los vencedores les brotan los amigos y los aliados.

La otra historia

Alias Arturo del Décimo Frente de las FARC-EP el máximo jefe de esa guerrilla en Apure

Alias Arturo del Décimo Frente de las FARC-EP el máximo jefe de esa guerrilla en Apure

En el caso de Apure, la Operación Escudo Bolivariano 2021, resultó una aparatosa derrota; aun dos meses después no se tiene ningún balance oficial. Se sabe el número de militares muertos y sus nombres porque han sido dados a conocer a través de los medios de comunicación.

El único pírrico triunfo, que no fue tal, lo constituyó la liberación de los ocho militares que la guerrilla de las disidencias de las FARC tenía en su poder y que liberaron después que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) se replegó de esa parte del estado Apure. No se ha dicho qué ocurrió con los oficiales aun desaparecidos.

El Ministro de la Defensa recibiendo a los militares liberados por las FARC en Apure

El Ministro de la Defensa recibiendo a los militares liberados por las FARC en Apure

En total esa operación fue un fracaso y le costó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana la muerte de 16 oficiales entre marzo y abril 2021, además de los cuatro que esa guerrilla asesinó, en esa zona, en noviembre 2020, donde aún está las FARC.

Lo peor de todo fue la parte operativa, lo que no tuvo ninguna explicación más allá de una deficiente e improvisada Operación que concluyó con la muerte a esos militares del Ejército y la Armada, la destrucción de importante armamento, el desplazamiento de miles de personas de la población civil hacia territorio colombiano y la golpeada moral de la tropa venezolana.

Hubo tantas torpezas y errores juntos, empezando por el silencio que la institución castrense guardó, no solo a nivel de opinión pública sino con los familiares de los militares muertos, heridos, secuestrados y/o desaparecidos.

El incoherente mensaje que Nicolás Maduro le ha dado a la Fuerza Armada, en lo que al tema de la guerrilla se refiere, trajo consecuencias. Mientras en el alto gobierno se habla abiertamente de los jefes guerrilleros, se les invita al territorio venezolano, los jefes militares en las regiones los califican de aliados porque no tienen otra explicación que dar, los militares al nivel medio o bajo de la institución castrense no recibe una respuesta contundente, aunado a la politización de la Fuerza Armada.

En ese resultado de Apure podemos encontrar el relevo del Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada, Almirante en Jefe Remigio Ceballos Ichaso, quien tenía cuatro años en el cargo, más preocupado por pregonar que es “profundamente chavista” que en desarrollar una estrategia que llevara a su ejército al triunfo ante la guerrilla colombiana a quien enfrentaron ese 21 de marzo 2021.

En plena guerra en Apure, Ceballos Ichaso estaba concentrado en enviar mensajitos históricos, en hablar de temas que nada tenían que ver con el delicado momento que estaban viviendo los soldados en la zona, mientras la guerrilla hizo fiesta con los militares que desconocían el terreno, ignoraban que la guerrilla desde hace unos años ha sembrado de minas antipersonal el territorio.

Ceballos en Zpure el 9 de mayo 2021

Ceballos en Zpure el 9 de mayo 2021

Luego de un regaño de su superior se vio obligado a moverse a la zona de La Victoria en Apure y desde allí se tomó varias fotografías que difundió ampliamente, para demostrar que estaba arengando la tropa.

Alguien pagaría esa derrota. Le correspondió al jefe del Ceofanb.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *