La ciudad de San Cristóbal registró la primera inhumación de un niño tras supuesto contagio por COVID-19. 

Así lo confirmó el director de Protección Civil municipal, Ronald Zerpa, quien reveló que el cuerpo del infante de un año de edad fue sepultado bajo protocolos de bioseguridad; luego de que su madre resultara positiva al virus.

Pese a que no se revelaron las causas del deceso, medios reportaron que el sepelio se llevó a cabo el entierro en el cementerio municipal.

PROTECCION-CIVIL-COVID-19

Zerpa también comentó que hasta el momento no se han registrado fallecimientos de menores de edad a causa de la enfermedad. 

Por otro lado, el funcionario comentó que en los primeros días de julio se realizaron más de 32 protocolos de inhumación por COVID-19.

INHUMACIÓN: LA SOLUCIÓN DE MUCHOS PARA EL COVID

Más allá de las cifras de muertos registrados en pandemia, reina cierta confusión sobre el destino de los muertos por el virus.

Según las recomendaciones de la OMS, la incineración es la vía más segura para manejar los cadáveres. No obstante, Ronald Zerpa asegura que no es la mejor opción para algunas familias.

«Quienes son sepultados es porque sus familiares son de bajos recursos y no tienen para realizar una cremación», reveló.

COVID-19-PROTECCION-CIVIL

La crisis hospitalaria complica aún más esta relación. El director de Protección Civil destacó que semanas atrás dos personas fueron inhumadas solo en una bolsa de protección y sin ataúd.

Se trató de dos pacientes de tercera edad, uno de ellos proveniente de una casa hogar, que no fueron reclamados por sus familiares en el Hospital Central de San Cristóbal. 

Con información de El Pitazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *