Nicolás Maduro. Foto de archivo (Foto: EFE)

En una presentación ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en el marco de la 76° Asamblea General, las organizaciones Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI) aseguraron que la dictadura chavista en Venezuela “sigue permitiendo la impunidad” en casos de violaciones a los derechos humanos.

“Amnistía Internacional y Human Rights Watch agradecen el informe y la presentación de la Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos sobre Venezuela. Tanto la Misión como Amnistía Internacional y Human Rights Watch han producido informes documentando abusos sistemáticos perpetrados por las fuerzas de seguridad venezolanas y grupos armados partidarios del gobierno, incluidas violaciones del derecho a la vida, la integridad física y la libertad”, sostiene un comunicado en el que se reflejaron las declaraciones ante el Consejo de DDHH.

En ese sentido, se informó que “la Misión identificó patrones de violaciones de derechos humanos y crímenes que formaban parte de un curso de conducta tanto generalizado como sistemático que, según concluyó, constituyen crímenes de lesa humanidad. La Fiscalía de la Corte Penal Internacional señaló que, según la información disponible, habían motivos razonables para creer que se habían cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela”.

Delcy Rodriguez (Foto: Reuters)

Delcy Rodriguez (Foto: Reuters)

“Es profundamente preocupante que no parece haber perspectivas de investigaciones o medidas de justicia genuinas a nivel nacional, dado que las autoridades siguen permitiendo y favoreciendo la impunidad”, agregaron HRW y AI.

En tanto, se resaltó que “el informe de la Misión destaca que el sistema de justicia ha sido utilizado en contra del pueblo de Venezuela y la protección de sus derechos. Señala que jueces y fiscales ‘en lugar de haber garantizado, han denegado el goce de derechos por haber sufrido injerencia desde dentro de la jerarquía del Poder Judicial o del Ministerio Público’ y, en algunos casos, facilitaron las detenciones arbitrarias. Muestra que actores del sistema de justicia han privado a personas detenidas de su derecho a una representación legal. Explica que, en muchos casos, en lugar de proteger a las víctimas, las autoridades que investigaban violaciones de derechos humanos participaron en la represión.

Fotografía de archivo tomada el pasado 14 de septiembre en la que se registró a decenas de personas al hacer fila para ser vacunadas contra la covid-19, en Caracas (Foto: EFE)

Fotografía de archivo tomada el pasado 14 de septiembre en la que se registró a decenas de personas al hacer fila para ser vacunadas contra la covid-19, en Caracas (Foto: EFE)

Por último, concluyeron: “La comunidad internacional debe redoblar sus esfuerzos para llenar este perjudicial vacío en la rendición de cuentas y enviar un mensaje inequívoco de que los responsables de delitos previstos en el derecho internacional serán sancionados por sus acciones. Las víctimas y sobrevivientes necesitan medidas contundentes para que haya justicia, incluyendo el apoyo político y práctico tanto a la Misión como a la Corte Penal Internacional y el ejercicio de la jurisdicción universal por otros Estados. Instamos al Consejo a seguir de cerca la situación y a darle seguimiento a las recomendaciones de la Misión. Nos gustaría preguntarle a la Misión, ¿cómo puede la sociedad civil contribuir a su importante labor de seguimiento a la situación en Venezuela?”.

El diálogo venezolano afronta una tercera fase tras los primeros acuerdos

Mesa de negocaición entre el Gobierno y la oposición de Venezuela en México (Foto: Europa Press)

Mesa de negocaición entre el Gobierno y la oposición de Venezuela en México (Foto: Europa Press)

El Gobierno y la oposición de Venezuela comenzarán este viernes una tercera fase de diálogo en México, tras haber firmado en el ciclo previo los primeros acuerdos parciales para la protección del Esequibo, una zona en disputa con Guyana y “la protección social del pueblo”.

El lapso entre el segundo y el tercer ciclo, que se extenderá hasta el próximo lunes, ha tenido como gran sorpresa el nombramiento por parte del Gobierno del empresario colombiano Alex Saab como miembro de su delegación, pese a estar preso en Cabo Verde, a la espera de si es extraditado a Estados Unidos.

El anuncio lo hizo el jefe de la delegación del Gobierno de Venezuela y presidente del Parlamento, Jorge Rodríguez, el pasado 14 de septiembre, quien se refirió a Saab, preso en el país africano desde junio de 2020, como “diplomático venezolano”.

Saab fue nombrado por el presidente Nicolás Maduro “enviado especial” y “representante permanente adjunto” de Venezuela ante la Unión Africana, así como embajador “plenipotenciario”, cuando ya llevaba seis meses preso, por lo que no aplica la inmunidad diplomática que, según el antichavismo, buscaba el Gobierno.

En opinión de Rodríguez, el empresario colombiano, señalado de ser testaferro de Maduro, se encuentra “secuestrado en una cárcel en el extranjero” y se ha violado “toda la normativa internacional”, así como “todos los derechos humanos y los derechos al debido proceso”.

La oposición replicó al anuncio asegurando que continuará el diálogo pese a la decisión de “incorporar” a Saab, al considerar que la petición solo responde a una “estrategia de defensa” ante el proceso judicial.

“El anuncio de la solicitud de incorporación realizada, corresponde a una estrategia de defensa del régimen ante el proceso judicial entre dos países con separación de poderes y democracia, cuyos órganos jurisdiccionales siguen un proceso de extradición”, afirmó entonces el equipo de prensa de Juan Guaidó en un comunicado.

Días después, el Gobierno de Venezuela también acusó a la oposición y a sus “patrocinadores extranjeros” de “sabotear, condicionar y evadir los compromisos establecidos” en el memorando firmado por las partes el pasado 13 de agosto para iniciar el diálogo.

“El Gobierno de Venezuela rechaza de manera categórica el intento de los factores de oposición presentes en la mesa de diálogo y negociación y de sus patrocinadores extranjeros de sabotear, condicionar y evadir los compromisos establecidos en el memorando de entendimiento”, explicó Rodríguez en un comunicado.

En el ámbito internacional, el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, confió en que la próxima ronda de las “complejas” negociaciones venezolanas en México continúen “de buena fe” tras los recientes logros alcanzados.

En un sentido opuesto se expresó el presidente colombiano, Iván Duque, quien subrayó en su discurso ante la Asamblea General de la ONU que los diálogos son esperanzadores pero no hay que ser ingenuos con los resultados que puedan arrojar.

“Los diálogos entre el Gobierno interino de Venezuela, que encarna la resistencia democrática, y la narcodictadura, si bien dan alguna esperanza, no nos permiten ser ingenuos, pues el único desenlace efectivo de ese encuentro es la convocatoria cuanto antes de una elección presidencial, libre, transparente y con una minuciosa observación internacional”, manifestó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *