El Observatorio de Conflictividad Social señaló que 1.144 de las manifestaciones estuvieron relacionadas con los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, lo que representa un 76%. “Cada vez es más difícil para el venezolano mantener las mínimas condiciones de vida”, aseguró el OVCS

Un total de 1.506 protestas, equivalente a un promedio de 17 diarias, ocurrieron en Venezuela durante en los primeros 90 días del 2021 en demanda de derechos económicos y sociales, informó el Observatorio de Conflictividad Social de ese país (OVCS).

De acuerdo a un informe divulgado este viernes, la ONG señaló que 1.144 de las manifestaciones estuvieron relacionadas con los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales, lo que representa 76%, del total de las exigencias registradas en este periodo.

”Cada vez es más difícil para el venezolano mantener las mínimas condiciones de vida en aspectos fundamentales como salud, alimentación y vivienda, lo que constituye el motor de las protestas sociales”, precisó. Además, sostuvo que las protestas de los trabajadores lideraron el índice de conflictividad con un reporte aproximado de 548 manifestaciones.

“La dolarización del salario para cubrir la canasta básica y vivir con dignidad, respeto a las contrataciones colectivas y condiciones adecuadas de infraestructura e implementos para ejercer sus labores, forman parte de las exigencias de las diversas protestas laborales”, señaló.

Destacó que los gremios de la salud, educación e industrias básicas, lideraron las principales manifestaciones en rechazo “a los salarios de hambre que devengan”.Trabajadores de la prensa participan de una manifestación contra agresiones a periodistas (EFE/Rayner Peña R./Archivo)

Trabajadores de la prensa participan de una manifestación contra agresiones a periodistas (EFE/Rayner Peña R./Archivo)

“El Estado como patrono no garantiza los derechos laborales, y sumado a eso insiste en una política de amedrentamiento, detenciones arbitrarias, acoso laboral, sin tipo ningún de garantía”, denunció.

En este sentido, resaltó la lucha de los trabajadores sanitarios que son la primera línea de combate contra la pandemia del COVID-19, quienes “ejercen su labor sin que el Estado le garantice su derecho a la salud y proteja su vida”. “Además, como ha ocurrido en otros gremios, rechazan la migración de nómina al Sistema Patria, lo que ha generado innumerables retrasos”, agregó.

La ONG también documentó 495 protestas por servicios básicos en este lapso, de las cuales 223 fueron por exigencias de agua potable, 152 por la falta de gas doméstico, 120 para rechazar las constantes fallas del sistema eléctrico y 117 por la escasez de gasolina.Una manifestación por la llegada de vacunas (REUTERS/Leonardo Fernández Viloria)

Una manifestación por la llegada de vacunas (REUTERS/Leonardo Fernández Viloria)

Además, apuntó que 362 protestas se relacionaron con Derechos Civiles y Políticos (DCP), lo que se traduce en 24% del total de las manifestaciones registradas en los primeros 90 días del 2021, “período donde continuó la persecución, estigmatización y criminalización a defensores de derechos humanos y periodistas”.

Indicó que 23 protestas fueron reprimidas en 13 estados, dejando un saldo de 13 detenidos, 6 heridos y 1 persona fallecida.

Asimismo, destacó que, entre los eventos más resaltantes del primer trimestre, está el conflicto armado registrado en el estado Apure, en la comunidad La Victoria, sector El Ripial.

“Los moradores protestaron denunciando las agresiones recibidas por parte de las fuerzas de seguridad del Estado, situación que ha generado alrededor de 5.000 desplazados hacia Colombia, agudizando la Emergencia Humanitaria venezolana”, dijo.

De acuerdo con el reporte, los estados Anzoátegui y Sucre lideraron el índice de protestas con 130 cada uno, seguido por Táchira (120), Lara (111), Portuguesa (101) y Mérida con 100 protestas.

La ONG enfatizó que su reporte de conflictividad “es no solo un indicador de vulneración de derechos, sino también un mapa que revela las preocupaciones de los venezolanos, sus necesidades y exigencia de soluciones de forma pacífica, demostrando que hay un pueblo que continúa en movimiento y en constante búsqueda de mejor calidad de vida”.

Venezuela registra una hiperinflación telón de fondo de la profunda crisis económica y social que golpea la vida de los venezolanos, agobiados además desde hace un año por la pandemia del COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *