El pasado 23 de agosto las lluvias causaron deslaves que dejaron sepultadas y destruidas por completo viviendas en Tovar, Santa Cruz de Mora, Guaraque y Los Pueblos del Sur del estado Mérida, 21 personas han fallecido y se presume que la cantidad aumente. Son varias las conmovedoras historias de sobrevivientes en la tragedia del Valle del Mocotíes.

La señora Ilce es una de las víctimas de la tragedia, su vivienda estaba en la parte alta del Corozo de Tovar, donde se registraron los peores daños. “Le doy gracias a Dios porque estamos vivos, pude sacar a mi familia, a mis padres, a mis nietos”, precisó que algunos de sus vecinos fallecieron ese día.

Elis Serrada es del mismo sector, pudo salvar sus cinco hijos y a su esposa, hoy su familia y otras 70 quedaron damnificadas, “yo soy un damnificado, quedé prácticamente solo con que tengo puesto”. Agrega que tuvo que abandonar su casa, agarrar a sus hijos, su esposa y subir a la montaña en plena oscuridad, sin luz y en condiciones catastróficas para no morir ahogados esa noche, dos vecinas no lograron salir y fallecieron.

LEA TAMBIÉN: CONFERENCIA EPISCOPAL DENUNCIÓ QUE HAN IMPEDIDO EL ACCESO DE AYUDA A MÉRIDA +COMUNICADO

Relata que perdió vehículos, su vivienda y una motocicleta, pero salvó a su familia. Luego de la tragedia ha llovido varias veces y el escenario hace que quienes viven en la zona más afectada y todas las poblaciones del Mocotíes entren nuevamente en pánico, al recordar el episodio más lamentable de sus vidas.

Joel Criollo contó una historia similar, subió con sus hijos y su esposa lo más alto que pudo de una loma y escapar de la muerte, muchos dice que es un héroe. En la cima de la montaña esperó siete horas hasta que «el agua se calmara». Su familia quedó damnificada porque el agua acabó con su vivienda.

LA BÚSQUEDA DE DESAPARECIDOS NO PARA 

Este sábado 28 de agosto encontraron el cadáver de José Barajas, quien trabajaba en el cultivo de flores, su cuerpo lo consiguieron mientras una de las máquinas removía los escombros en la vía hacia la población de Zea, a su lado eataba enterrada en el lodo una motocicleta.

Igualmente, dos personas fueron encontradas con vida después del pasado 27 de agosto, cuatro días después de la tragedia, estaban adentro de un vehículo que el agua arrastró, presentaron deshidratación y están siendo valorados por los médicos.

Las labores de búsqueda y rescate continúan y la ayuda humanitaria ha comenzado a llegar a las familias más afectadas. Hay algunas aldeas a las que los grupos de rescate no han tenido acceso por las limitaciones en las carreteras. De acuerdo con Luis Márquez, alcalde de Tovar, los daños y la cantidad de desaparecidos con incalculables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *